Archivo de la etiqueta: volante

VICIOS QUE DEBES DE EVITAR AL VOLANTE.

No es nada nuevo que somos animales de costumbres, y en el ámbito automovilístico no iba a ser diferente.  Todos los que estamos acostumbrados a conducir tenemos una serie de hábitos bien marcados, que si se repiten con demasiada frecuencia pueden incluso provocar daños. Toma nota de algunas ‘vicios’ que pueden afectar al estado general de tu coche y causar graves averías.

La manera de conducir y el mantenimiento de nuestro coche también influye en en la seguridad vial. Los buenos hábitos al volante pueden evitar accidentes, como también desgastes prematuros del coche o incluso graves averías. En nuestros recorridos del día a día nos acomodamos y nos relajamos, buscando formas de conducir más cómodas, que pueden terminan convirtiéndose en vicios al volante y desencadenar en accidentes o desgaste de nuestro coche. 

A continuación, citamos varios acciones que seguor que reconoces  que van en contra de tu seguridad y de la de los demás:

1-Presione de lo neumáticos.

presión

Puede causar un desgaste irregular, provocando que se deterioren de manera prematura y  tengas que cambiarlos o peor todavía, alguno se reviente y tengas un accidente.

Qué hacer: Revisar los neumáticos sólo te llevará cinco minutos, acostúmbrate a hacerlo periódicamente, y sobretodo lo no lo olvides antes de hacer un viaje largo.

2-Acelerar el motor sin que haya conseguido la temperatura ideal.

10 vicios al volante que dañan tu coche

Cuando el motor está frío, gran parte del aceite se encuentra depositado en el cárter. Por eso, cuando arrancamos, el motor necesita de algunos segundos para que el aceite llegue al circuito y para que alcance la temperatura ideal, consiguiendo de este modo una mejor lubricación.

Qué hacer. Cuando te moentes en el coche espera un minuto antes de comenzar a circular. A partir de ahí, acelera siempre de manera progresiva evitando que el motor supere las 2.700 rpm si es Diesel y las 3.500 rpm si es gasolina.

3-Mantener el pedal del embrague presionado cuando el coche está parado.

embrague

Mantener el embrague presionado cuando estás parado hace que el embrague se desgaste. Aunque no se mantenga presionado el pedal a fondo, siempre se producen fricciones internas, afectando al disco y a todas las piezas que actúan sobre él.

4-Abusar de los frenos en descensos prolongados y pronunciados.

10 vicios al volante que dañan tu coche

Pisar el pedal del freno durante un largo periodo de tiempo puede acelerar el desgaste de los discos y pastillas, provocar deformaciones en los discos, que se creen vibraciones en el volante al frenar y deteriorar el líquido de frenos, haciendo que el sistema de frenos sea menos resistencia a la fatiga.

Qué hacer. Acostúmbrate a utilizar relaciones de cambio cortas cuando te enfrentes con una pendiente acentuada (bloquear con el motor). De esta forma disminuirá el desgaste de los frenos y tendrás un mayor control del vehículo.

5-Circular con el motor a bajas revoluciones

a-cuantas-revoluciones-llevar-motor

 

Este tipo de conducción puede traer problemas graves y costosos. En el caso de los Diesel, puede afectar a la válvula EGR, que acumula más carbón, reduciendo su vida útil en un 50 por ciento. En los motores de gasolina podemos también dañar el catalizador, transformándose en un depósito de carbón. El filtro de partículas es otro elemento que puede sufrir con este “vicio”.

Qué hacer. Habitúate a mantener el motor a un régimen de revoluciones donde sientas que responde en cuanto pisas el acelerador.

6-Parar el motor de golpe tras un esfuerzo extra

10 vicios al volante que dañan tu coche

El motor turbo llega a alcanzar temperaturas superiores a 300ºC los Diesel y a 500ºC los gasolina, por ello, si apagamos el motor sin dejar “reposarlo”, el aceite que mantiene el circuito todavía tiene tendencia a carbonizar, causando la avería del turbo.

Qué hacer. Intenta mantener el coche cerca de dos minutos al ralentí. Es el tiempo suficiente para que el sistema de refrigeración y la propia circulación de aceite enfríen el turbo, reduciendo el riesgo de avería.

7-Mantener la mano apoyada en la palanca de cambios

palanca

Cuando llevas la mano apoyada en el cambio durante la conducción ejerces presión sobre los mecanismos internos de la caja de cambios, lo que acaba por desgastar y provocar holguras en los sincronizadores, los rodamientos…

Qué hacer. Conduce con las dos manos en el volante y a coloca la mano en la palanca de cambios solo cuando vas a cambiar de marcha.

8-Conducir con el coche en reserva

deposito-gasolina-flecha

Conducir con cinco o menos litros de combustible en el depósito puede garantizar el funcionamiento del sistema de alimentación, pero no es suficiente para proteger la bomba de combustible de tu coche. En los automóviles con inyección electrónica, la bomba de combustible, que es eléctrica, está sumergida en el tanque, el nivel de combustible debe ser suficiente para garantizar la lubricación y el enfriamiento de la bomba, posibilitando su funcionamiento. Cuando el nivel entra en reserva, el funcionamiento y la protección de la bomba pueden resultar comprometidos.

Qué hacer. Intenta llenar el depósito del coche cuando toque repostar.

9-Dejar un neumático subido en un escalón cuando aparcamos

10 vicios al volante que dañan tu coche

Debido al peso del vehículo, se trata de una medida que podría afectar gravemente a los neumáticos, ruedas y suspensión. Posibles daños: los neumáticos pueden sufrir deformaciones o cortes pequeños que obligarán a su reemplazo, las ruedas se pueden dañar si el impacto es severo y la suspensión puede desequilibrarse debido a rodamientos dañados

Qué hacer. Evita estacionar en los bordillos y si realmente no tienes más remedio, trata de subir por la parte más baja.

10-No frenar lo suficiente antes de pasar por un badén

10 vicios al volante que dañan tu coche

Este “vicio” puede provocar las mismas averías que estacionar el coche con las ruedas subidas a la acera, pero sus efectos son mayores. En el caso de un agujero, puede reventar un neumático o arruinar una llanta, por ejemplo. Las pasadas rápidas por encima de los badenes pueden provocar problemas en los puntos de anclaje de la suspensión.

Qué hacer. Acostúmbrate a circular despacio en zonas de badenes y resaltes. De esta forma la suspensión tendrá que trabajar menos al pasar por estos obstáculos, y no dañaremos el coche.

Fuente : http://noticias.motorflash.com/

¿Conoces el sistema de dirección de tu coche?

En los primeros vehículos el accionamiento de la dirección se hacía mediante una palanca o manubrio.

Posteriormente por razones prácticas se adoptó el volante redondo que hasta hoy conocemos, además se hizo necesario darle firmeza al sistema logrando cierta irreversivilidad, sobretodo cuando las ruedas chocaban contra un objeto sólido o ante las irregularidades del camino, que repercutían con violencia sobre el timón, haciéndole perder el rumbo al vehículo con gran facilidad, con los peligros consiguientes.

Adicionalmente el mover el volante debía ser una maniobra sencilla, y suave de ejecutar por lo cual se montaron los primeros sistemas de desmultiplicación, que aumentaban la suavidad de operación del sistema.

La mezcla de estas dos características necesarias, produjo a lo largo de su evolución hasta nuestros días, sistemas más suaves, precisos y sensibles para el conductor, que debe percibir a través de él, el camino por el que transita.

Imagen

Evolución del sistema

Hasta finales de los años 30, los vehículos usaban eje delantero rígido. Con este primitivo sistema bastaba con poner pivotes en los extremos del eje, para que las ruedas pudieran girar. Una simple barra sólida se encargaba de transmitir el movimiento del timón a la caja de dirección y de allí a los brazos de dirección (terminales), para finalizar el recorrido en las ruedas.

Con el paso de los años se adoptaron sistemas asistencia para la dirección.

En los últimos años se ha popularizado el sistema de dirección de cremallera, usado en los años 30 por BMW. Este tipo de dirección también puede utilizar asistencia.

En los años 40 y 50 se comenzaron a utilizar en los Estados Unidos, sistemas de asistencia de dirección, que sumados a la desmultiplicación lograda, hacían muy peligroso el conducir un vehículo, ya que la dirección quedaba demasiado suave y sensible.
Este problema motivó el desarrollo de dispositivos que endurecieran la dirección, a medida que aumentaba la velocidad de desplazamiento del vehículo.

 

Componentes del sistema de dirección:
1. Timón o volante: Desde él se posan las manos del conductor, para dirigir la trayectoria del vehículo.
2. Barra de dirección: Une el volante con la caja de dirección, antiguamente era de una sola pieza, y en la actualidad y como mecanismo de protección para el conductor en caso de colisión esta compuesta por partes pequeñas, que se doblan para evitar lesiones.
3. Caja de dirección: Recibe el movimiento del timón y la barra y lo reparte a las ruedas, mediante movimientos realizados por engranajes. Puede ser de tipo bolas recirculantes, o de cremallera.
4. Biela: Pieza ubicada a la salida de la caja de dirección, que se encarga de unir la caja de dirección con la varilla central. Es una parte exclusiva de las direcciones de bolas recirculantes.
5. Varilla central: Recibe el movimiento de la caja de dirección y lo transmite a los terminales de dirección.
6. Terminales de dirección: Son uniones(tipo rótula) con cierta elasticidad para absorber las irregularidades del suelo, y tiene como función principal unirse con cada una de las ruedas direccionales.

Imagen

Tipos de dirección

Bolas recirculantes: Su funcionamiento básico es el siguiente: Inmersos dentro de una caja con aceite grueso (valvulina) hay un gran tornillo roscado, que recibe el extremo de la barra de dirección. Este tornillo da tres o cuatro vueltas alrededor de sí mismo, produciendo el movimiento de una serie de engranajes, este desplazamiento disminuye el esfuerzo que debe realizar el conductor para mover las llantas, debe su nombre a que utiliza una serie de esferas que facilitan el movimiento, al hacerlo más suave. Este tipo de dirección se utiliza en vehículos de trabajo pesado y buses y camiones.

Imagen

Cremallera: Es un sistema muy sencillo, cuenta con un piñón que gira hacía la derecha o hacía la izquierda sobre un riel dotado de dientes (cremallera). Estos componentes trabajan inmersos en grasa. Por eso es importante revisar el estado de los cauchos retenedores de este lubricante, para evitar que con su escape, se produzcan desgastes en los componentes.

Imagen

Dirección asistida hidráulicamente

Funciona igual para cualquier sistema. Cuenta con un tanque de almacenamiento, que suministra el aceite especial (generalmente Dexron II o III) a una bomba, que a su vez es accionada por el motor del vehículo mediante una correa proveniente del cigüeñal. Esta bomba acciona un mecanismo hidráulico, que proporciona una fuerza que se suma al esfuerzo que debe hacer el conductor para mover las llantas.

Sistema electrohidráulico: Es similar al anterior, pero la fuerza para accionar la bomba hidráulica la suministra un pequeño motor eléctrico, en lugar del motor del vehículo. Tiene como ventaja que no le quita potencia al motor, lo que convierte a este sistema ideal para ser usado en vehículo de baja cilindrada. Adicionalmente al ser accionada por un motor eléctrico es susceptible de ser informado por el computador, sobre el comportamiento de la suspensión y la velocidad del vehículo, para ajustar de manera progresiva su dureza.

Imagen

Fuente : http://mecanicayautomocion.blogspot.com.es/

Los radares podrían detectar si portamos alcohol en el coche

Imagen

Los radares son una fuente inagotable de sorpresas. Los radares nos controlan desde el aire y en España ya se han instalado radares capaces de controlar la velocidad de los coches en varios carriles al mismo tiempo. También son capaces de verificar qué coches circulan sin haber pasado la ITV y hemos conocido estos últimos años investigacioens de radares que controlan el estado de las ruedas y otros capaces de detectar hasta si los ocupantes del coche llevan puesto el cinturón. Pero hasta ahora no sabíamos que podrían detectar vapores de alcohol a distancia.

La idea parece una locura pero, de igual modo que se pueden detectar explosivos o sustancias peligrosas, el ingenio humano ha discurrido cómo saber si en un coche hay alcohol. Fueron los rusos quienes empezaron con el desarrollo de la idea y han sido los científicos del Instituto de Optoelectrónica de la Universidad Militar de tecnología de Varsovia los primeros en poder ponerlo en práctica.

Han conseguido hacerlo sin tener que utilizar sistemas de detección demasiado complejos. Tan sólo sería necesario lanzar un láser a través de las ventanillas del vehículo. El posterior análisis de la luz reflejada (que no es peligrosa ni para los policías ni para los ocupantes del coche, según argumentan), determina si en el interior del coche hay vapores de alcohol.

No sería demasiado difícil de implementar, ya que tan sólo se precisa un emisor de rayos láser que esté perpendicular a la vía, de forma que pueda lanzarse el rayo a través de las ventanillas laterales del vehículo. El láser se refleja en un espejo al otro lado de la carretera y después de atravesar de nuevo el coche es recogid o por un foto-detector. Los datos son analizados por un ordenador… y parece que si hay vapores de alcohol, los rayos de luz se alteran y desvían… No solamente podría saberse si existe alcohol, sino incluso en qué cantidad.

Sabemos lo que estás pensando. Este rayo detecta si hay alcohol en el vehículo, pero puede que el conductor no haya bebido. CIerto. Lo que pretende el sistema es no tener que detener a los vehículos para pruebas de alcoholemia si no se tiene un indicio de que se percibe alcohol dentro del habitáculo. Sería más complicado que pagasen justos por pecadores y perder tiempo y recursos realizando controles de alcoholemia indiscriminados.

El proyecto todavía está en desarrollo y ahora los científicos dilucidan qué ocurre si el aire acondicionado o el sistema de ventiliación va activado (parece que no renueva el aire suficientemente rápido) o qué ocurriría si se circula con las ventanillas (en el este de Europa no es tan frecuente como aquí). También deberán homologar todos los componentes, pero parece que a medio plazo, los agentes podrían contar con nuevo arma para desterrar al alcohol de las carreteras.

Fuente: http://noticias.coches.com/