Archivo de la etiqueta: vehiculo

¿Cuál es la mejor postura para conducir?

Conducir, ese enorme placer… o martirio, según se mire. La verdad es que la diferencia entre una u otra frase está en el ‘según se siente’. Para una conducción cómoda y placentera es necesario realizar algunos ajustes a ciertos elementos del habitáculo del vehículo. Si la cosa además va de seguridad, mantener la postura correcta puede salvarnos la vida en caso de accidente o colisión.

Antes de nada hemos de conseguir el mejor ajuste del asiento y éste debe ser el más bajo posible, sin que nos impida la visión de la carretera. De este modo, la distancia entre nuestra cabeza y el techo es más grande y, además, notaremos mejor las evoluciones del vehículo.

Procurad que la distancia del asiento a los pedales sea la justa para que las rodillas permanezcan semiflexionadas, ni encogidas ni completamente estiradas. Así conseguiremos poder pisar a fondo los pedales sin necesidad de cargar las caderas.

Ojito a la espalda, tenemos que ir sentados y no tumbados. Debemos conducir rectos, con toda la espalda pegada al respaldo y este formando un ángulo casi de 100 grados con el asiento. Nuestra columna y zona lumbar nos lo agradecerán.

ojo con las mascotas

La distancia del volante también resulta esencial para el confort de nuestros brazos. Por ello, debemos graduarlo de modo que la parte superior quede alineada con nuestro mentón y nos permita el movimiento del volante, sin separar la espalda del respaldo, con los brazos cómodos y las muñecas apoyadas.

No tengas objetos que puedan caer sobre ti durante la conducción y, desde luego, lleva a las mascotas con seguridad, en sus habitáculos o separadas de tu espacio por las barreras homologadas.

El último gran consejo de hoy para conseguir una postura correcta al conducir será el cuidado del reposacabezas. Tendremos que regularlo de manera que, durante la conducción, nuestra cabeza esté casi en contacto con esta parte del asiento. Cuanto menos distancia exista entre nuestra cabeza y este accesorio, menos riesgos de lesiones en el cuello y cabeza en caso de accidente.

Por supuesto, lo esencial es recordar que conducir no es un juego, sino un acto de responsabilidad.

Fuente : http://blog.pepecar.com/

Talleres legales VS Talleres ilegales.

¿Somos conscientes de los riesgos que conlleva acudir a un taller ilegal?

Por supuesto que no. Desde que empezó la crisis comprendemos que para muchas familias acudir al taller es un gasto difícil de afrontar. Por este motivo en los últimos años han aumentado considerablemente los llamados “talleres ilegales”. Alrededor de un 25 % de los talleres son ilegales en nuestro país.

Si a ello sumamos que nuestro parque móvil está envejeciendo y que un porcentaje muy elevado de siniestros en carretera se producen en vehículos de más de diez años, ¿seguimos siendo conscientes de la importancia que tiene acudir a un taller legal y mantener en perfecto estado nuestro vehículo?

No para un 25% de conductores. El ‘bolsillo’  sigue marcando la decisión de acudir a un taller ilegal. Por eso queremos explicaros la imprudencia de acudir a estos centros, porque lo barato puede salir muy caro.

En un momento u otro nuestro vehículo pasará por el taller, ya sea para hacer una revisión, cambiar alguna pieza, etc. Por ello la elección del taller es de suma importancia, porque la seguridad de tu vehículo es la seguridad de tu persona y de tu familia. La profesionalidad de los mecánicos se basa en la experiencia y en una continua formación, no lo olvides.

No estamos exagerando. En los talleres ilegales no se cumple con la normativa legal:

  • Personal no cualificado
  • No utilizan recambios originales
  • No tienen la maquinaria y  herramientas necesarias
  • No emiten facturas o recibos
  • No tienes garantía
  • No puedes reclamar
  • No puedes recibir la indemnización de la aseguradora porque no tendrás la factura
  • No se reciclan convenientemente los residuos peligrosos
  • Fraude en tema laboral por no contratar debidamente al personal
  • Fraude fiscal

Las personas que ves en la fotografía son de verdad. Somos nosotros, con nombre y apellidos. Llevamos más de 40 años dedicados a reparar, mantener y por supuesto velar por la seguridad de todos y cada uno de los vehículos de nuestros clientes. Porque nuestros clientes son personas, con familia y amigos, que necesitan circular seguros por las carreteras.

Puede parecer pura propaganda porque es nuestro trabajo. Pero la realidad es que es un tema que nos preocupa y mucho. Vemos en qué condiciones llegan algunos vehículos a nuestro taller y somos conscientes de los peligros que entraña. Este no es más que un mensaje de advertencia a todos los conductores:acudir a talleres legales por favor.

Y ahora te pregunto, ¿ qué precio tiene tu seguridad y la de los tuyos?

 

Fuente : http://cochesdemarca.com/

Opel celebra los 50 años de su estudio de diseño.

50-Años-de-Opel-Design-4

Opel celebra los 50 años de su estudio de diseño que se inauguró en junio de 1964 en Rüsselsheim. Las formas, colores y funciones de los coches de la marca se deciden y desarrollan allí, por lo que supone un momento clave para la marca.

La inauguración oficial de este marco un hito, ya que fue el estudio de Diseño más grande propiedad de un fabricante de coches en Europa. Hasta entonces, la mayoría de los fabricantes encargaban a expertos externos el desarrollo de sus coches de concepto. Nombres como Pietro Frua, Giuseppe “Nuccio” Bertone y Pininfarina han sido los responsables del diseño de muchos de los nuevos modelos y conceptos de los fabricantes de coches, ya que el área alrededor de Turín, era considerada la meca del diseño automovilístico.

Rápidamente se convirtió en una escuela europea de diseño de automóviles que tenía una atracción para lo mejor de la industria. Diversos nombres pasaron por ese estudio originando muchas ideas, formas y diseños de automóviles que se han originado en Rüsselsheim desde la década de los 60.

50-Años-de-Opel-Design-3

Las tareas asignadas al Estudio de Diseño de Rüsselsheim no son solo desarrollar el diseño de las nuevas líneas de modelos, sino que tienen que ver más allá de los confines de la actividad diaria e investigar el diseño de los vehículos del futuro. Para Opel, el diseño se ve como eje estratégico para el éxito en el futuro.

El estudio de Diseño Avanzado de Opel ha creado verdaderos iconos del automovilismo. El Opel Experimental GT fue la primera obra maestra presentado tan sólo un año después de la apertura del nuevo Estudio de Diseño. A partir de entonces, le siguieron en 1969 el Opel CD, con motor V8, el GT2 con puertas correderas en 1975 y el Tech1 mejorado aerodinámicamente, cuyo coeficiente aerodinámico Cx de 0,235 fue una sensación a principios de la década de 1980.

Su último trabajo fue en el último Salón de Frankfurt, el Opel Monza Concept, que muestra las soluciones de diseño y criterios técnicos que aparecerán en líneas de modelos de la marca en los próximos años.

Fuente : Opel

¿Cuánto consume el aire acondicionado de tu coche?

Ya estamos en verano, ha llegado el calor, y en España lo notamos pero a base de bien. Hacer un viaje en plena tarde, o volver al coche después de haberlo dejado aparcado al sol, puede suponer poco menos que una lipotimia por el calor que puede llegar a acumularse dentro del coche, como si fuera un invernadero.

Hoy en día son muy pocos los coches que no equipan aire acondicionado, o cualquier variante tecnológicamente similar, se llame como se quiera llamar: climatizador manual, climatizador automático, climatizador electrónico, climatizador bizona, trizona, cuatrizona… En esencia nos referimos siempre a una máquina de frío. Vamos a ver brevemente cómo funciona, y sobre todo, cuánto gasta.

Coger aire caliente, enfriarlo e introducirlo en el habitáculo

A estas alturas ninguno debería sorprenderse si le decimos que el aire acondicionado consume energía, o en otras palabras, en un coche consume gasolina o gasóleo (o gas, o lo que sea que utilice el coche para moverse). Son caprichos de la física, y de la termodinámica en particular, pero para hacer un trabajo (con rozamientos, resistencias, pérdidas, etc) no queda otro remedio que consumir energía.

El aire acondicionado o climatizador de un coche, no deja de ser una máquina de frío que, gracias a varios elementos mecánicos y a un gas que cambia de estado, consigue enfriar el aire. O mejor dicho, consigue retirarle el calor al aire, ya sea el propio aire del interior del habitáculo, cuando el climatizador está en modo de recirculación (aspira el aire del interior y lo vuelve a impulsar), o el aire exterior, en modo normal.

esquema-aire-acondicionado-coche.jpg

Un aire acondicionado funciona mediante la compresión mecánica de una sustancia que cambia de estado, de gas a líquido (y de líquido a gas), o en otras palabras, el gas refrigerante del circuito. Se realiza un proceso cíclico que se repite y repite y repite mientras el aire acondicionado esté encendido. Los elementos fundamentales, de manera resumida y sencilla, son:

  • El compresor, que aspira el gas refrigerante y lo comprime, o sea, lo somete a presión, por lo que sube su temperatura.
  • El condensador, el gas comprimido pasa a este elemento, que es básicamente un radiador, o esencialmente un serpentín, se condensa, de ahí su nombre, y pasa a estado líquido. Este radiador está en contacto con el aire exterior. El líquido está más caliente que el aire y le cede calor.
  • Válvula de expansión, el líquido comprimido pasa en un instante a tener mucho más volumen (se descomprime) cambia a estado gas y se enfría todavía más.
  • Evaporador, el gas frío pasa por otro radiador, en contacto con el aire que va al interior del habitáculo, y recoge su calor. El aire se enfría y se impulsa con el ventilador a través de las rejillas de aireación del salpicadero. El gas vuelve a comenzar el ciclo hacia el compresor.

nissan-leaf-pantalla-650px.jpg

¿Cuánto consume?

Pues bien, comprimir un gas cuesta trabajo y ese trabajo recae sobre el compresor. El compresor se acopla al giro del motor, mediante correa, y cuando tiene que hacer trabajo lo hace gracias a la fuerza del motor del coche. Pero claro ese trabajo termina recayendo sobre el propio motor, y si tiene que hacer más trabajo, más esfuerzo, que si estuviera moviéndose solo, sin el lastre del compresor, entonces consume más.

Por tanto, el aire acondicionado aumenta el consumo del motor. ¿Cuánto? Pues depende. ¿Y de qué depende? Pues del trabajo que le pidamos en cada momento. En general se considera que el consumo puede subir entre un 5% y un 20% (en el peor de los casos). Esto puede ser en la práctica entre un par de décimas y un litro a los cien, como mucho (normalmente son solo unas décimas).

Lo cierto es que cuanto más caliente esté el aire del interior del coche, cuanto más caliente esté el aire del exterior del coche, y cuanto más baja sea la temperatura de consigna, es decir, la temperatura que programemos nosotros mismos en los mandos del aire acondicionado o del climatizador (o sea, mucho frío), más trabajo tiene que hacer el aire acondicionado y mayor será el consumo de energía.

nissan-leaf-road.jpg

Lo normal con un aire acondicionado moderno es que el compresor se apague automáticamente en cuanto ya no es necesario seguir enfriando el aire, y se vuelva a encender cuando es necesario.Cuanto menos tiempo esté funcionando el compresor, menos consumo. Si la temperatura inicial del interior del coche es de 40 grados centígrados, y queremos bajar la temperatura a 25 grados, obviamente necesitaremos menos tiempo que si la queremos bajar a 18 grados.

Como el compresor del aire acondicionado, cuando funciona, sobrecarga un poco al motor del coche, es normal también que se note una ligera disminución de las prestaciones, ya que el motor no gira solamente para hacer girar las ruedas, sino también para hacer girar el compresor que tiene que hacer el trabajo de comprimir el gas.

Así que aunque el motor siga teniendo la misma potencia, a las ruedas le puede llegar un poco menos. Se suele considerar que el aire acondicionado quita entre 5 y 15 CV, depende de cada motor, de cada coche y del esfuerzo que esté haciendo el compresor. Normalmente esto se nota más en los motores pequeños y poco potentes, pero a partir de 110 o 120 CV, se nota poco.

En los coches modernos cuando se pisa a fondo el acelerador demandando máxima aceleración, se suele desconectar el compresor temporalmente de manera automática, para no poner en apuros al conductor.

opel-ampera-11.jpg

¿Aire acondicionado o ventanilla?

Puesto que el aire acondicionado consume energía y aumenta el consumo de combustible, ¿no sería más interesante no encenderlo y bajar la ventanilla para que corra el aire y se refresque el habitáculo de manera natural? Pues sí, y no, depende.

A lo largo de los años se han hecho diferentes pruebas en laboratorio, sobre rodillos y con ventilador para simular la resistencia aerodinámica, y también en circuito, y se ha visto que depende de la velocidad a la que se mueva el coche.

El aire acondicionado más o menos va a consumir casi lo mismo circulemos a la velocidad a la que circulemos, pero la ventanilla no. Un coche tiene una determinada aerodinámica. Cuanto más aerodinámico es el coche, menor resistencia experimenta al avance a través del aire, y por tanto menos consume.

Al bajar la ventanilla resulta que empeoramos la aerodinámica del coche. O en otras palabras, “entra el aire y nos frena”, de manera parecida a como se frena un paracaídas. Esta mayor resistencia implica que el motor tiene que hacer más trabajo, es decir, más esfuerzo, para hacer lo que estaba haciendo, mover las ruedas y que el coche siga avanzando, así que tiene que consumir más.

honda-fcx-clarity-084.jpg

Lo que sucede es que el efecto de la aerodinámica sobre el consumo es exponencial, varía con el cuadrado de la velocidad. A baja velocidad la ventanilla bajada aumenta poco la resistencia aerodinámica, y el consumo aumenta también poco, pero a alta velocidad aumenta mucho la resistencia, y entonces sí que aumenta el consumo.

En general se ha visto que a partir de unos 80 o 90 km/h el efecto de la ventanilla es tanto peor. Así que por ciudad se puede ir con las ventanillas bajadas, consumiendo un poco menos que si lo hiciéramos con el aire acondicionado encendido, pero por autopista, a 120 km/h, es mejor llevarlas cerradas, pues se consume menos utilizando el aire acondicionado.

Como en tantas otras cosas, ir con la ventanilla bajada o con el aire acondicionado puesto es también una cuestión de gustos personales.

Un buen consejo, cuando regresamos al coche y nos lo encontramos como un horno, es bajar un poco las ventanillas durante los primeros minutos (una rendija), a la vez que encendemos el aire acondicionado, para que el aire caliente se vaya por corriente de convección natural (el aire caliente sube, el aire frío baja), y ayudemos a que sea más eficaz el aire frío que impulsa el aire acondicionado. Después de unos minutos las cerramos, y listo.

Fuente : http://www.motorpasion.com

¿Cómo evitar esos molestos estornudos por polen al volante?

Cuando estornudamos es imposible mantener los ojos abiertos y perdemos la atención a la carretera, como mínimo, 1 segundo por estornudo.

Cómo evitar que el polen entre en el vehículo

Nuestro coche recorre por segundo entre 25 y 33 metros “sin conductor”, en la carretera esta distancia puede ser de vital importancia para reaccionar a tiempo en una frenada de emergencia, para evitar un obstáculo, para reaccionar ante una curva…

En primavera aumentan los estornudos por el polen y la alergia, así se pueden producir crisis de hasta 10 estornudos seguidos (un grave peligro). Otros efectos: mucosas irritadas, escozor en los ojos, dolor de cabeza, tos y hasta daños a largo plazo para su salud.

No podemos evitar las alergias, pero podemos minimizar sus síntomas cuando estamos en la carretera, pero ¿Cómo lo hacemos?

 

Circuito de aire en el coche

 

Teniendo el filtro del habitáculo en óptimas condiciones, clave para que el aire que respiramos en el coche sea un aire limpio, evitando considerablemente el número de estornudos y otros síntomas de la alergia que dificultan la conducción.

El filtro retiene lo que usted no desea respirar: Hasta el 100% de todas las partículas de suciedad, hollín, carbonilla, polen y polvo industrial se retienen en el filtro del habitáculo (antipolen).

Os recomendamos sustituir el filtro de habitáculo (antipolen), para que sea efectivo,cada 15.000 Km o una vez al año, es una tarea de mantenimiento del vehículo sencilla y económica que te hará más agradable la conducción y te evitará sustos innecesarios en la carretera.

Si quieres sustituir el filtro de tu coche, en nuestra tienda online encontrarás recambios de todo tipo http://www.pampanas.es/tienda/productos.jsp?filtro_referencia=FILTRO&directo=1&pagina=0&inicio_aplicacion=1

 

¿Es recomendable tener la luz interior del coche encendida mientras conduces?

En esta entrada hablaremos de las consecuencias de llevar la luz interior del coche encendida mientras conduces.

A medida que transcurren los años, la cantidad de elementos luminosos dentro del habitáculo va en aumento y con ello, disminuye nuestra capacidad para percibir lo que ocurre fuera del coche.

Antiguamente, los coches contaban con una iluminación simple en el tablero de mandos y algunos, como mucho en el techo. Poco a poco, los botones retroiluminados, las luces de lectura de mapas, parasoles con luz de cortesía, pantallas de climatización, pantallas de radio/CD/MP3, móviles y navegadores convierten el interior en un árbol de navidad.

Imagen

El problema surge cuando llevamos todos los dispositivos conectados circulando por la noche. Toda esa luz emitida, a una distancia tan cercana, provoca la contracción de nuestras pupilas, evitando que podamos ver correctamente precisamente cuando es más necesaria.

Conducción nocturna

¿Cómo evitarlo? La verdad es que es bastante sencillo. Ahora mismo, prácticamente todos los coches disponen de un botón giratorio o pulsante para disminuir la intensidad del cuadro de mandos. Probadlo a hacer en una carretera completamente oscura y veréis como mejora vuestra percepción visual. No veréis como los gatos, pero casi.

Imagen

Llevar el navegador conectado en recorridos habituales también es una tontería que sólo nos pone en peligro. Mejor llevarlo apagado y si lo necesitamos, hacerse con uno que disponga de modo nocturno, en el que los colores son mucho más oscuros y apenas molestan.

Y si además, podemos apagar alguna de las pantallas de climatización o radio, mucho mejor todavía. Por supuesto, es un error circular con las luces del techo encendidas, y si nuestro acompañante necesita ver algo, que utilice la luz de lectura de mapas, ya que está pensado para no molestar al conductor.

Fuente : http://www.circulaseguro.com/

#Consejos para el #Airbag: lo que se aconseja y lo que no se aconseja hacer

Imagen

El airbag es un dispositivo de seguridad pasiva que hoy en día equipan todos los vehículos y que puede salvar muchas vidas. Sin embargo, si no lo sabemos utilizar correctamente, también puede ocasionar lesiones importantes.

Gracias al airbag, podemos evitar el impacto de los ocupantes del vehículo contra el salpicadero, volante u otras partes del habitáculo, reduciendo el riesgo de sufrir lesiones.

Para que el airbag cumpla su función, debe estar en perfectas condiciones y también debemos usarlo de forma correcta. Por ejemplo, en caso de encenderse en el cuadro la luz correspondiente del airbag, debemos revisar inmediatamente el sistema.

En este caso, el airbag puede sufrir algún fallo, no actuando cuando lo necesitamos en un accidente o incluso disparándose cuando circulamos normalmente.

También es muy importante revisar si el airbag se encuentra conectado o no ya que, en caso de sufrir un accidente, los peritos de la compañía de seguros pueden comprobar si se encontraba desconectado, lo que podría ser una negligencia.

En caso de que en el asiento delantero viaje un bebé con su silla correspondiente, es muy importante desconectar el airbag situado en su lado. En caso de accidente, el bebé puede sufrir más daños en caso de que se le dispare el airbag.

Si habitualmente conducimos con gafas, el impacto de nuestra cara con el airbag puede ocasionarnos lesiones en los ojos. El motivo es que algunos cristales rompen en mil pedazos, pudiendo entrar en los ojos.

No nos podemos olvidar de las mujeres embarazadas. En este caso, deben echar el asiento hacia atrás lo máximo posible. En caso de ser las conductoras del coche, también deben echar el asiento lo máximo posible hacia atrás, permitiéndoles conducir de una forma cómoda y no forzada.

Por último, un consejo para todos, es que debemos usar siempre el cinturón de seguridad, ya que es un complemento del airbag y la combinación de los dos nos puede salvar de un accidente.

Fuente: http://www.tallervirtual.com/

En general, ¿Qué es lo que más debes tener en cuenta en el mantenimiento de tu coche?

Nuestro automóvil apareja un mantenimiento, que poco a poco, será más gravoso porque se amontonarán elementos a sustituir. En todo caso, para llevar el coche punto y evitar averías inesperadas nada mejor que seguir el manual del fabricante y seguir los consejos que te refrescamos en estas líneas.

Cualquier elemento es susceptible de rotura por rozamiento, vibraciones, degradación o movimiento, y los hay que se corresponden con el desgaste por uso: neumáticos, discos y pastillas de aceite, filtros, bujías —en motores de gasolina—, frenos, embrague, amortiguadores y correas. Otros deben aguantar, salvo fallo, como los inyectores, la bomba del agua o la de la gasolina, el turbo o la centralita electrónica. Entre los caros, pero de larga duración: el catalizador y el filtro de partículas Diesel, que se mueven en unos 1.000 euros.

Al contrario de lo que muchos creen, no es preciso acudir al servicio oficial de la marca para hacer la revisión, aunque cada fabricante facilita a su red el utillaje y la formación más adecuados. En todo caso, podemos ahorrar un buen dinero —hasta un 30 por ciento, según Audatex— acudiendo a centros multimarca. Y se puede hacer incluso dentro de la garantía oficial, siempre que se respeten las indicaciones recogidas en el manual de servicio del vehículo. Ojo, las ampliaciones de garantía sí suelen obligar a llevar al coche a la red del fabricante.

Para no olvidarnos de la revisión, existen aplicaciones para smartphone que recuerdan los kilómetros, la fecha y hasta el momento de acudir a la ITV. Recuerda que tienes derecho a solicitar al taller un presupuesto o un tope para el mismo, las piezas sustituidas y las explicaciones que estimes oportunas por las operaciones realizadas. La garantía por los trabajos efectuados es de tres meses ó 2.000 km, aunque algunos centros garantizan de por vida posibles fallos motivados por mano de obra.

Aceite y otros fluidos

La vida del motor depende, en gran medida, de la calidad del engrase. En cada revisión hay que sustituir el aceite —y entre ellas verificar el nivel, a ser posible cada 15 días, chequeando que quede entre las marcas de la varilla— y su filtro. No basta con añadir, pues se degrada y pierde propiedades. Sobre el líquido de frenos, 80.000 km son razonables para cambiarlo. Cada 30.000 km, haz lo propio con los filtros de aire, combustible y polen. Otra cosa: el líquido refrigerante es barato y si no hay fugas casi «eterno», como el de la dirección asistida.

 

Faros y pilotos

Al ir en posición frontal, el alumbrado acusa el paso del tiempo. Suele ser hermético, lo que conserva el interior de la lente. Para no perder su eficacia, pulir el exterior del faro en centros especializados es razonable y asequible: unos 20 euros la unidad. Hay bombillas más potentes —ojo, coteja su compatibilidad con nuestro modelo, y además hay casos en los que no es fácil ni sustituir las originales, por lo que muchos terminan llevando el coche al taller— e incluso kits de xenón que obligan a añadir lavafaros y autonivelación para ser legales.

 

Frenos

El sistema de frenado es esencial: mejor no apurarlo, aunque cualquier coche lleva un testigo en el cuadro que avisa de la urgencia en sustituir las pastillas. Usarlas más de lo debido degrada y alabea los discos, y los gasta de forma irregular. Esto obligaría a relevarlos antes de tiempo —habitualmente duran mucho, incluso más de 100.000 km— junto a las pastillas. Se aconseja consultar su estado cada 20.000 km, pero no existe un baremo universal: depende del uso del coche, pues circular por ciudad —o afrontar descensos con el pie pisando el pedal en vez de usar freno motor— provocará que se ‘vayan’ antes que haciéndolo por carretera.

Neumáticos

Las gomas están expuestos a desgaste y deterioro, con el tiempo se endurecen, pierden agarre y capacidad de desagüe. Su mantenimiento influye en su duración: poco hinchadas suben el gasto, son peligrosos ante frenadas y duran menos. Al revisarlas, como poco una vez al mes, comprueba que carecen de golpes, cortes o magulladuras, que el desgaste es uniforme —recuerda, el dibujo no puede bajar de 1,6 mm— y que las llantas no exhiban daños.

Los primeros neumáticos a cambiar suelen ser los delanteros —en la mayoría de casos, soportan motor, dirección y tracción—. Para apurar, se pueden permutar por los traseros si están en buen uso. Recuerda que son el único contacto del coche con el firme, con una superficie similar a la de una tarjeta de crédito por cada uno. Como alternativa, los hay recauchutados, aunque a nosotros nos gustan más los originales. Un juego, según modelos, viene a costar 500 euros de promedio.

 

Embrague

La duración del embrague depende, sobre todo, del uso, aunque claro está no es eterno. Eso sí, hay taxistas que, pese a embragar y desembragar miles de veces al cabo del día, logran apurarlo por encima de 500.000 km, y también quien usa el coche de cualquier modo —y no digamos si lo comparte— y no lo pasa de 30.000 km… Para saber si patina, en parado mete segunda y suelta el pedal de golpe: si el coche no se cala es que la pieza está muy desgastada.

 

Amortiguadores

Los amortiguadores son indispensables para asegurar el confort de marcha y para mantener la estabilidad en curvas, frenadas —sobre todo apuradas y con carga—… Se aconseja cambiarlos a los 60.000 km, a ser posible los cuatro a la vez por precios que rondan 500 euros de media por juego. Ceden antes los delanteros, que casi siempre soportan el motor y siempre el grueso de la frenada por la transferencia de masas. Con años y kilómetros, ojo a los muelles y al resto de elementos del conjunto: es fácil adaptar la conducción a su deterioro… hasta que llega un momento crítico. En un taller especializado los verifican gratis en un momento para saber cuánto les queda.

 

Correa distribución

No todos los vehículos llevan correa de distribución, pues en muchos es sustituida por una cadena permanente que, como mucho, exige un tensado cada varios miles de kilómetros. En los motores que sí la usan su duración es variable. De hecho, hay marcas que no prescriben cambiarla hasta los 200.000 km. En todo caso, y para coches veteranos conviene no exceder de 90.000 km. La pieza en sí no es cara, pero obliga a una intensiva mano de obra que encarece el servicio. No te olvides pedir que, al sustituirla, hagan lo propio con otras correas de servicio, por ejemplo la del alternador. Como media, valora unos 500 euros por este mantenimiento.

 

Batería

La batería suele contener un electrolito a base de ácido sulfúrico —en las más modernas es un gel— disuelto que debe cubrir las placas internas. Si hay que desconectarla, primero quita el borne negativo y para conectarla enchufa antes el positivo. Las modernas carecen de mantenimiento al estar fabricadas de modo que no consientan fugas. Un ‘ojo mágico’ visualiza que su contenido sea correcto: muestra un color verde si está bien, negro cuando requiere carga y blanco y/o amarillo al final de su vida útil. Además, los bornes deben estar limpios y la carcasa nunca abombada o agrietada. Una buena batería suele durar unos cinco años.

Recuerda que en Pámpanas tenemos gran cantidad de recambios a tu disposición. No dudes en visitarnos en http://www.pampanas.es o llama al 91 528 32 44 para solicitar información sin compromiso.

Fuente:http://www.autopista.es/

¿Tienes pensado cambiar los filtros del coche?

Es importante que sepas cómo cambiar los filtros de tu coche tú mismo. El filtro de aire y de combustible se sustituyen en cada revisión marcada por el libro de mantenimiento, pero si circulas por pistas forestales o caminos de tierra, conviene que revises el de aire antes de la fecha.

Aunque a muchos conductores se les olvide, conviene revisar periódicamente los filtros de tu coche para asegurarse de su perfecto funcionamiento. Generalmente, los filtros del coche se sustituyen en cada revisión marcada por el libro de mantenimiento, aunque la periodicidad varía según las condiciones y zona de uso del coche. Por otro lado, también es importante que compruebes los filtros del polen.

A continuación te explicamos cómo cambiar los filtros del aire y de combustible de tu coche. Sustituye el de combustible el último, para que pierda presión.

1. Solicita los filtros del coche en Pámpanas

Antes de cambiar los filtros de tu coche conviene que te pases por allí con la ficha técnica y con dos días de antelación si es posible (a veces existen dos filtros diferentes para un mismo modelo de un mismo año). De paso, no te olvides de pedir también la pistola de aire que necesitarás después para soplar el hueco del filtro de aire.

 

2. Quita la tapa del filtro del aire

Ponte los guantes y ya no te los quites hasta el final. Abre el capó y localiza el filtro de aire del coche. Según el modelo, está situado en la boca de salida de la inyección o de la carburación, por lo que te recomiendo que preguntes a un asesor. Desmonta la 
tapa y saca el filtro.

3. Coloca el filtro de aire nuevo

En primer lugar, enchufa la pistola recogida en el almacén a la manguera de aire del box -consulta a un asesor si no la encuentras-, y sopla la caja donde va alojado el filtro para limpiarla. Ten en cuenta dos medidas de seguridad: primero, ponte las gafas de plástico protectoras durante este paso; y segundo, evita que la corriente vaya al caudalímetro, ya que cuenta con varillas sensibles.

Ahora, introduce el filtro de aire nuevo: su goma exterior (en la foto, de color rojizo) debe apoyar bien en la superficie exterior del hueco donde va ubicado.

4. Pon la tapa del filtro del aire

Para que el cambio del filtro de aire del coche quede finalizada, sólo te 
queda volver a poner la tapa en su carcasa. Debes tener la precaución de que todo el exterior de la tapa quede correctamente cerrado y aislado. Puedes consultar gratis a un asesor.

5. Filtro del habitáculo: desmonta el torpedo

Es el turno del filtro del polen o del habitáculo. Bajo el capó y a la altura inferior de la luna delantera tienes un torpedo protector de la zona que acoge este filtro. Dicha tapa protectora lleva acoplada una goma aislante. Quita las dos, fijándote bien si va atornillada o grapada para saber después cómo volver a montarla. Puedes preguntar  a un asesor si no lo tienes claro.

6. Extrae el filtro viejo del habitáculo

 

 

Lo primero, lee las instrucciones que vienen en la caja.

 

 

Acto seguido, retira el filtro viejo de su soporte. Evita soplar para que no entre suciedad en el circuito de aire acondicionado y después vibre en funcionamiento.

 

 

7. Coloca el filtro del polen nuevo

Mientras sacas el filtro sucio es muy importante que te hayas fijado en cómo va anclado, para saber ahora cómo colocar el nuevo dentro de su soporte, que es diferente en cada modelo. Debe quedar emplazado fijo, sin oscilaciones.

 

8. Cierra el torpedo y las grapas

 

Ahora, coloca el torpedo en la misma posición y aprieta los tornillos ( o grapas, en el caso de este práctico, con un VW Golf). A la hora de dejar listos los protectores, pon primero el torpedo y después la goma  aislante.

 

 

9. Filtro de combustible

 

Para el cambio del filtro de combustible (de gasolina, en este práctico), solicita ayuda.

 

 

Cuando llegue el asesor, subid el elevador: hay que quitar el freno de mano y calzar el coche con tacos por motivos de seguridad.

 

 

10. Quita el tubo del filtro del combustible

 

 

 

La primera tarea es desmontar el tubo protector que rodea al filtro. Ponte las gafas protectoras y ten cuidado con la presión del filtro, ya que contiene combustible. Tapona la manguera de salida del depósito: el combustible avanzará en caída libre.

 

 

11. Quita las tuercas del soporte del filtro

 

 

Es el momento de desmontar completamente el soporte del filtro, que va unido al chasis. Es una operación delicada que no debes realizar por ti mismo, si es la primera vez. En cualquier caso, la clave está en revisar si hay bridas que “abracen” el soporte, y si éstas son de aflojar y apretar, o si hay que sustituirlas después (al montarlo) por otras nuevas. Si lo haces solo, consulta con qué herramientas.

 

12. Pon el filtro de combustible

Lo más importante en este paso es fijarse en que la flecha dibujada en el filtro de combustible marque la dirección en la que el combustible viaja de su depósito al motor. Colócalo en su soporte. Introduce la abrazadera en el manguito y después vuelve a situarlo en su posición inicial en el chasis. No son necesarias las gafas, porque el filtro nuevo no contiene combustible.

 

13. Coca el tubo del filtro de combustible

 

 

Ten en cuenta que, durante todo el proceso para cambiar el filtro de combustible, la ayuda cobrada por el asesor termina cuando tú lo digas (puedes hacerlo tú mismo si te ves capacitado). El último paso es colocar el tubo del filtro; para ello, sitúalo en su posición original y aprieta las abrazaderas con la llave correspondiente. Cuando la operación está terminada, baja el elevador y pon el contacto varias veces para que se cargue el filtro. A continuación, arranca el coche, sube el elevador y comprueba -mejor con el asesor- que no tiene fugas. En caso negativo, el cambio de filtros está terminado.

Fuente:http://www.autobild.es/

 

 

 

 

 

Cuentakilómetros trucados: precaución

Imagen

A día de hoy todavía queda gente dispuesta a perpetuar una estafa tan antigua como la propia automoción: trucar el cuentakilómetros. ¿Qué beneficios aporta? ¿Es delito? ¿Cuánto cuesta hacerlo? Te sacamos de dudas.

El trucaje del cuentakilómetros de un vehículo de ocasión es una práctica tan antigua como el negocio del automóvil, especialmente en naciones mediterráneas, donde la picaresca está mucho más extendida que en otros puntos del globo. Aunque nunca tendrás ese problema si compras tu vehículo en un establecimiento profesional serio, pero ya sabemos que no todos los coches de ocasión se adquieren en concesionarios o tiendas de ese tipo, además de que las transacciones entre particulares también han aumentado en los últimos tiempos.
¿Cómo podemos estar seguros de que lo que compramos tiene realmente el kilometraje que nos marca? Lo primero que tenemos que tener en cuenta es el propio estado del vehículo. Este no será igual si tiene 200.000 kilómetros que si tiene 70.000.

Un deterioro visual excesivo siempre nos debe hacer desconfiar de la compra, ya que, aunque lo que marque el cuentakilómetros sea cierto, no nos interesará nunca comprar un producto maltratado.
Por otra parte, te aconsejamos que consultes siempre el libro de mantenimiento del vehículo, donde, en cada revisión, sea por taller de la marca o ajena, debe constar junto a su sello el número de kilómetros con el que se realiza la operación. Si algo de esto falla, sospecha.
En última instancia, en las revisiones periódicas de la ITV se anotan los kilómetros que marca el cuentakilómetros de cada coche y tú, con los papeles del coche, puedes pedir que te faciliten la última medición.

¿Y si ya “nos han colado” un vehículo con el cuentakilómetros trucado? Llegado el caso, lo más rápido y práctico es que, con toda la información contrastada, acudas al vendedor, sea particular o “profesional” y, aparte de amenazarle con la pertinente denuncia, trates de llegar a un acuerdo económico con él, para que te devuelva parte del importe abonado (el que exceda del valor del coche contabilizando sus kilómetros reales).

Fuente: http://www.autofacil.es/