Archivo de la etiqueta: sistema

¿Conoces el sistema de dirección de tu coche?

En los primeros vehículos el accionamiento de la dirección se hacía mediante una palanca o manubrio.

Posteriormente por razones prácticas se adoptó el volante redondo que hasta hoy conocemos, además se hizo necesario darle firmeza al sistema logrando cierta irreversivilidad, sobretodo cuando las ruedas chocaban contra un objeto sólido o ante las irregularidades del camino, que repercutían con violencia sobre el timón, haciéndole perder el rumbo al vehículo con gran facilidad, con los peligros consiguientes.

Adicionalmente el mover el volante debía ser una maniobra sencilla, y suave de ejecutar por lo cual se montaron los primeros sistemas de desmultiplicación, que aumentaban la suavidad de operación del sistema.

La mezcla de estas dos características necesarias, produjo a lo largo de su evolución hasta nuestros días, sistemas más suaves, precisos y sensibles para el conductor, que debe percibir a través de él, el camino por el que transita.

Imagen

Evolución del sistema

Hasta finales de los años 30, los vehículos usaban eje delantero rígido. Con este primitivo sistema bastaba con poner pivotes en los extremos del eje, para que las ruedas pudieran girar. Una simple barra sólida se encargaba de transmitir el movimiento del timón a la caja de dirección y de allí a los brazos de dirección (terminales), para finalizar el recorrido en las ruedas.

Con el paso de los años se adoptaron sistemas asistencia para la dirección.

En los últimos años se ha popularizado el sistema de dirección de cremallera, usado en los años 30 por BMW. Este tipo de dirección también puede utilizar asistencia.

En los años 40 y 50 se comenzaron a utilizar en los Estados Unidos, sistemas de asistencia de dirección, que sumados a la desmultiplicación lograda, hacían muy peligroso el conducir un vehículo, ya que la dirección quedaba demasiado suave y sensible.
Este problema motivó el desarrollo de dispositivos que endurecieran la dirección, a medida que aumentaba la velocidad de desplazamiento del vehículo.

 

Componentes del sistema de dirección:
1. Timón o volante: Desde él se posan las manos del conductor, para dirigir la trayectoria del vehículo.
2. Barra de dirección: Une el volante con la caja de dirección, antiguamente era de una sola pieza, y en la actualidad y como mecanismo de protección para el conductor en caso de colisión esta compuesta por partes pequeñas, que se doblan para evitar lesiones.
3. Caja de dirección: Recibe el movimiento del timón y la barra y lo reparte a las ruedas, mediante movimientos realizados por engranajes. Puede ser de tipo bolas recirculantes, o de cremallera.
4. Biela: Pieza ubicada a la salida de la caja de dirección, que se encarga de unir la caja de dirección con la varilla central. Es una parte exclusiva de las direcciones de bolas recirculantes.
5. Varilla central: Recibe el movimiento de la caja de dirección y lo transmite a los terminales de dirección.
6. Terminales de dirección: Son uniones(tipo rótula) con cierta elasticidad para absorber las irregularidades del suelo, y tiene como función principal unirse con cada una de las ruedas direccionales.

Imagen

Tipos de dirección

Bolas recirculantes: Su funcionamiento básico es el siguiente: Inmersos dentro de una caja con aceite grueso (valvulina) hay un gran tornillo roscado, que recibe el extremo de la barra de dirección. Este tornillo da tres o cuatro vueltas alrededor de sí mismo, produciendo el movimiento de una serie de engranajes, este desplazamiento disminuye el esfuerzo que debe realizar el conductor para mover las llantas, debe su nombre a que utiliza una serie de esferas que facilitan el movimiento, al hacerlo más suave. Este tipo de dirección se utiliza en vehículos de trabajo pesado y buses y camiones.

Imagen

Cremallera: Es un sistema muy sencillo, cuenta con un piñón que gira hacía la derecha o hacía la izquierda sobre un riel dotado de dientes (cremallera). Estos componentes trabajan inmersos en grasa. Por eso es importante revisar el estado de los cauchos retenedores de este lubricante, para evitar que con su escape, se produzcan desgastes en los componentes.

Imagen

Dirección asistida hidráulicamente

Funciona igual para cualquier sistema. Cuenta con un tanque de almacenamiento, que suministra el aceite especial (generalmente Dexron II o III) a una bomba, que a su vez es accionada por el motor del vehículo mediante una correa proveniente del cigüeñal. Esta bomba acciona un mecanismo hidráulico, que proporciona una fuerza que se suma al esfuerzo que debe hacer el conductor para mover las llantas.

Sistema electrohidráulico: Es similar al anterior, pero la fuerza para accionar la bomba hidráulica la suministra un pequeño motor eléctrico, en lugar del motor del vehículo. Tiene como ventaja que no le quita potencia al motor, lo que convierte a este sistema ideal para ser usado en vehículo de baja cilindrada. Adicionalmente al ser accionada por un motor eléctrico es susceptible de ser informado por el computador, sobre el comportamiento de la suspensión y la velocidad del vehículo, para ajustar de manera progresiva su dureza.

Imagen

Fuente : http://mecanicayautomocion.blogspot.com.es/

¿Qué son los sistemas de seguridad activa?

La innovación en automoción no sólo va encaminada al ahorro energético y la creación de prototipos futuristas. En muchos casos la innovación tiene un único objetivo: salvar vidas. Para ello, la industria automovilística invierte muchos millones cada año para conseguir que los coches sean cada vez más seguros, en lo que habitualmente se denominan los sistemas de seguridad activa. Pero, ¿qué son? ¿En qué se diferencian de los sistemas de seguridad pasiva?

Básicamente la diferencia entre ambos sistemas es el antes y el después. Los sistemas de seguridad activa, son aquellos que tienen como finalidad evitar que se produzca un accidente. Por el contrario, los sistemas de seguridad pasiva, explican desde la marca de vehículos Honda, “reúne los dispositivos del vehículo cuya finalidad es evitar lesiones graves o mortales en los ocupantes del vehículo, una vez que el accidente no ha podido ser evitado”.

Las constructoras de vehículos innovan cada año tanto en la seguridad activa como en la pasiva a través de sistemas de detección de obstáculoscontrol de la somnolencia del conductor, mejora de los airbags, optimización de la estructura exterior del vehículos etc. A pesar de las continuas investigaciones, algunos sistemas de protección son ya clásicos del mundo de la automoción por su demostrada eficacia, lo que ha obligado a las compañías del motor a incluirlas como parte del equipamiento de serie en lugar de ser extras añadidos, como ocurría hasta entonces.

Estabilidad y visibilidad

Para conducir de manera segura es necesario que el vehículo sea estable, visible, etc para lo cual los sistemas de seguridad activa son esenciales. Algunos de los más famosos y presentes en los coches son el ABS (Antilock Break System, sistema de antibloqueo de frenos), ESP (Electronic Stability Programme, programa electrónico de estabilidad), los faros direccionales automáticos, etc. mientras que entre los sistemas de seguridad pasiva más fiables están los airbags y la carrocería del propio coche.

En cualquier caso, como han explicado en múltiples ocasiones desde la Dirección General de Tráfico(DGT), la seguridad empieza en uno mismo, en la forma de conducir y el sentido común al volante. Aunque está claro que cualquier elemento que mejore la seguridad en la carretera siempre será bienvenido.

Fuente: http://www.muyinteresante.es

¿Qué tengo que revisar en mi coche antes de salir de viaje?

Antes de viajar es clave revisar los frenos, el estado de los neumáticos, el tubo de escape y los amortiguadores.

viaje_auto_brasil

Recomendaciones para la seguridad centrándonos en cuatro partes esenciales del vehículo a revisar.

Sistema de frenado: Cada frenazo provoca inevitablemente el desgaste de las piezas de fricción: pastillas, zapatas, etc. Por eso es recomendable controlar el estado de las pastillas de freno cada 10.000 kilómetros. Los principales síntomas de frenos en mal estado son: variación de la trayectoria al frenar, el recorrido del pedal varía, falta de potencia y precisión al frenar o encendido del testigo de frenos. Los discos de freno deben comprobarse cada vez que se cambien las pastillas y sustituirse cuando el disco esté ovalado, oxidado, arañado, presenta un reborde o el espesor es inferior al habitual. Además, periódicamente debe comprobarse el líquido de frenos y sustituirlo cuando el punto de ebullición es inferior a 165º

C. Neumáticos:Unos neumáticos en buen estado garantizan un buen agarre a la carretera y aumentan la seguridad y el confort del vehículo. Es necesario revisar la presión de los neumáticos periódicamente y sustituirlos cuando la profundidad del dibujo de la goma sea inferior a 1,6 milímetros o sufra deformaciones, golpes o desgaste irregular. Una mala alineación de las ruedas afecta al desgaste de los neumáticos y a otros elementos de la dirección y la suspensión del coche, por lo que debe comprobarse el mantenimiento de los elementos de suspensión cada 20.000 kilómetros.

Tubos de escape: Un tubo de escape en mal estado provoca un mayor consumo además de sobrepasar los límites acústicos legales. A su vez, existe peligro de somnolencia al penetrar gases tóxicos en el interior del vehículo. Debe cambiarse cuando se aprecie una sonoridad anormal, presente agujeros o haya un consumo irregular. Amortiguadores Finalmente, es recomendable realizar una verificación del estado de los amortiguadores cada 20.00 kilómetros. Si el vehículo derrapa en los virajes, tiende a hundir la parte delantera en la frenada, tiene una mayor sensibilidad a los vientos laterales o los neumáticos están desgastados irregularmente son síntomas de desgaste de los amortiguadores.