Archivo de la etiqueta: normativa

Euro 6 ¿me afecta?

A principios de Septiembre entró en vigor una nuevo reglamento a nivel europeo: Euro 6.

Ya en 1993 la Unión Europea aprobó el Euro 1, con el objetivo de reducir las emisiones del tráfico se han reducido considerablemente. Los avances técnicos en sistemas de propulsión también están teniendo un importante efecto: desde 1990, las emisiones de partículas de los motores diésel se han reducido en alrededor de un 99 por ciento, mientras que emiten un 98 por ciento menos de óxidos de nitrógeno que los vehículos comparables de la década de los 90 y, a medida que vaya avanzando la electrificación de los automóviles, estas emisiones disminuirán aún más.

¿Y qué cambia tras la introducción del nuevo reglamento Euro 6?

Veintiún años después y tras cinco revisiones se establecen límites mucho más estrictos. A partir del 1 de Septiembre de 2014, los vehículos diesel ya no pueden emitir más de 80 mg de óxido de nitrógeno por km, reemplazando el límite anterior de 180 mg por km. El próximo 1 de Enero de 2015 todos los vehículos vendidos en países miembros de la UE deberán cumplir la nueva norma Euro 6.

Euro1-6

No debería producirse un incremento de los precios. El precio debería estar a la par que los coches que actualmente cumplen la normativa Euro 5.

¿Cómo cambia la Euro 6 la tecnología de los vehículos diésel?

Con el fin de cumplir con los límites inferiores establecidos en la Euro 6, los vehículos diésel con un peso de hasta unos 1.700 kilogramos necesitan un sistema de tratamiento de los gases de escape perfectamente ajustado. En este sentido, un convertidor catalítico de NOx sería suficiente.

Tengo un coche diésel, ¿me afecta la introducción de Euro 6? 

Categóricamente no. La entrada en vigor no afecta a los vehículos matriculados anteriormente en España. Tampoco se prevén cambios en la impuestos aplicables a los coches que cumplen la normativa anterior, Euro 5.

Fuente: elaboración propia

@23MarioMD

Consecuencias de tener el tubo de escape libre.

Imagen

Si hiciéramos una encuesta a nivel de barrio de cualquier ciudad sobre qué ruido les resulta más molesto mientras están en casa, seguramente responderán que los tacones de la vecina de arriba, los carritos de los proveedores a comercios o, incluso, sus vehículos arrancados mientras descargan mercancía.

Sin embargo, no tenemos en cuenta o no somos conscientes de que por nuestra forma de vida, la circulación de vehículos aún siendo necesaria, el paso de esos motores y que a diario desfilan por nuestro entorno son los principales productores de la contaminación acústica.

Por eso, una de las medidas para evitar la contaminación es la de prohibir circular con escape libre y sin silenciador o con tubos de escape resonadores. Pero, veamos más detalles.

El tubo de escape libre, ¿qué es?

Imagen

El tubo de escape de un vehículo provisto de un motor de explosión sirve para evacuar los gases de combustión desde el motor hacia el exterior del vehículo y tiene cono función, reducir el ruido y la contaminación a través del silenciador que es un elemento en el sistema de escape que actúa como aislante acústico y también mediante un dispositivo que permite reducir las emisiones contaminantes, por catálisis y por filtración, gracias al filtro de partículas y al catalizador.

Ahora bien, si instalamos, preparamos o tuneamos un tubo de escape (su parte más exterior y que podemos ver), haciéndolo más libre, (de ahí, que se le llame tubo de escape libre) poniéndolo de mayor diámetro y le quitamos el silenciador de la tubería de escape, independientemente de las repercusiones que ocasione al motor y su rendimiento, conseguiremos hacer más ruido. Puede que simplemente sea para presumir de vehículo pero si dicho ruido supera los 81 decibelios, según la Directiva 70/157/CEE, incumpliría la normativa sobre nivel sonoro admisible en vehículos automóviles.

Las condiciones técnicas que deben cumplir los vehículos de motor, sus partes y sus piezas, para que puedan ser matriculados o puestos en circulación, con las limitaciones, excepciones y especificaciones que se establecen en la reglamentación que se recoge en el anexo I, son las que se indican en los puntos siguientes:
…/…
19. Los vehículos de motor deberán cumplir lo establecido en las correspondientes disposiciones sobre emisión de humos, gases contaminantes, ruidos y compatibilidad electromagnética, de acuerdo con lo dispuesto en la reglamentación que se recoge en el anexo I.

Un anexo I que se remite al RD 2028/86 que nos habla sobre la legislación aplicable en cuanto a emisiones, humos y ruidos en relación o en concordancia con el Reglamento General de Vehículos.

Por dicho motivo, si se circula con cualquier vehículo provisto de tubo de escape sin silenciador de explosiones o llevando éste de forma ineficaz, puede ser sancionado su titular con 200 € de multa o 100 € si el importe de la sanción es abonado dentro de los 20 días siguientes a la notificación del hecho.

Esta normativa puede estar sujeta a cambios.

Fuente : http://www.circulaseguro.com/