Archivo de la etiqueta: multas

Ocho infracciones de tráfico atribuibles al titular del vehículo.

446419454_a250fd59bd_z

El titular o propietario del vehículo, sea o no conductor, tiene unas obligaciones que debemos saber, entre otras cuestiones, porque debe velar por su vehículo y responder del mismo en el caso de, por ejemplo, realizar unestacionamiento indebido y en donde resulta necesario el aviso de grúa con la consiguiente denuncia administrativa.

Otro hecho más grave sería el supuesto de no impedir que conduzca su vehículo una persona que no tenga permiso de conducir por no haberlo obtenido nunca. Un hecho sancionable penalmente por existir en el código penal la figura del cooperador necesario si se dan las dos circunstancias, es decir, que se haya facilitado el uso del vehículo y que se haga a sabiendas de que la persona que hace uso del vehículo no tiene el permiso o licencia necesario que le habilite para conducir.

Por otro lado, el titular del vehículo, en todo momento, podrá comunicar al Registro de Vehículos de la DGTlos datos del conductor habitual del mismo, para quedar exento de las obligaciones que tiene como dueño o propietario y para que no sea responsable de los hechos sancionables que pasamos a contaros.

 

El titular del vehículo y conductor habitual como responsables

4840513300_5ca1381bc6_z

Titular de vehículo. Persona a cuyo nombre figura inscrito el vehículo en el Registro oficial correspondiente.

Conductor habitual. A los exclusivos efectos previstos en esta Ley será la persona que, contando con el permiso o licencia de conducción necesario, que estará inscrito en el Registro de Conductores e Infractores, ha sido designada por el titular de un vehículo, previo su consentimiento, en virtud de lo dispuesto en el artículo 9 bis, por ser aquella que de manera usual o con mayor frecuencia conduce dicho vehículo.

La Ley de Seguridad Vial, recientemente modificada, contempla la posibilidad de responsabilizar al titular del vehículo o, en su caso, al conductor habitual mediante multa por los siguientes hechos sancionables:

1.- Circular con el vehículo sin el permiso temporal o llevarlo caducado. Se trata de la autorización provisional de circulación que expide la Administración y que autoriza la circulación temporal del vehículo, antes de su matriculación definitiva o mientras se tramita la misma. El permiso de circulación temporal, entre particulares, se expide por diez días de duración cuando lo adquieren en provincia o distinta a aquella donde pretendan matricularlo, o por sesenta días, mientras se tramita la matrícula definitiva, cuando se adquiere sin matricular en el extranjero, procedente de subasta o por sentencia judicial y en el caso de haberlo adquirido con matricula no española en España o en el extranjero.

2.- Carecer o circular con el vehículo sin el seguro obligatorio. Por un lado está el hecho del deber de suscripción del seguro obligatorio y por otro, el incumplimiento de la obligación de asegurarse. Sanciones que van en proporción al tipo de permiso que se exige para la conducción del vehículo sancionado y que puede ser desde un ciclomotor que requiere el permiso de la clase AM a un camión o autobús que requiere un permiso de la clase C y D respectivamente. La obligación de asegurar alcanza a todos los vehículos matriculados y de alta en el Registro de Vehículos circulen o no, salvo que se trate de remolques, semirremolques y máquinas remolcadas especiales cuya masa máxima autorizada no supere los 750 kgr., así como aquellos vehículos que hayan sido dados de baja de forma temporal o definitiva.

3.- Colocar en el vehículo láminas adhesivas o vidrios tintados sin autorización. Un hecho sancionable relacionado con la visibilidad en el vehículo al no permitir el Reglamento General de Circulación la instalación de láminas adhesivas o cortinillas en el cristal o en la ventanillas delanteras, salvo que esas láminas adhesivas o cortinillas sean para protegernos del sol, se utilice en las ventanillas posteriores y el vehículo lleve dos espejos retrovisores exteriores. Aún así, tanto las láminas cómo los vidrios tintados deben estar homologadas y pasar la correspondiente comprobación en cualquier estación ITV.

4.- Incumplir alguna obligación sobre las inspecciones técnicas del vehículo. Como, por ejemplo, no presentar el vehículo a la inspección técnica periódica cuando por fecha de matriculación o por su frecuencia de inspecciones le corresponda y por circular con la inspección técnica negativa o desfavorable. En el caso de la inspección técnica negativa, el traslado del vehículo desde la estación hasta su destino se realizará por medios ajenos al propio vehículo y en el supuesto de que circulase se procedería a su inmovilización. En el caso de de la inspección técnica desfavorable, la estación ITV concede un plazo inferior a dos meses al titular del vehículo para subsanar los defectos observados. En ese plazo no podrá circular el vehículo salvo para su traslado al taller y vuelta a la estación ITV para su nueva inspección y en el caso de que transcurran esos dos meses o no se presente el vehículo a la nueva inspección, la estación ITV daría cuenta a la JPT para proponerlo a su baja.

5.- Exceder en las dimensiones del vehículo y su carga de la carga del vehículo. Hecho sancionable si se circula con el vehículo cuya longitud, anchura o altura, incluida la carga, excede de los límites permitidos en la Tabla 1 del Anexo IX del Reglamento General de Vehículos sobre las dimensiones de los vehículos y su carga.

6.- No llevar la señal obligatoria del vehículo. Actualmente, las señales en los vehículos son veinticuatro, siendo las más conocidas la V-13 (conductor novel), V-15 (Minusválido) V-19 (pegatina de la ITV) y la V-23 (contorno del vehículo de mercancías).

7.- No llevar en el vehículo alguno de los accesorios, repuestos y herramientas que son obligatorios. El Reglamento General de Vehículos obliga a llevar, dependiendo del tipo de vehículo, dos dispositivos de preseñalización de peligro, chaleco reflectante de alta visibilidad, rueda de repuesto o rueda de uso temporal, herramientas para cambio de rueda y equipo homologado de extinción de incendios (transporte de personas y mercancias).

8.- No facilitar, el titular del vehículo o conductor habitual, la identificación del conductor. Se trata de facilitar la identificación veraz del conductor del vehículo en el momento de cometer la infracción. Los datos que debe aportar son: nombre y apellidos, DNI/NIE o pasaporte y domicilio. En este caso la cuantía de la multa propuesta será doble de la prevista si la infracción fue leve y el triple de la prevista si la infracción fue grave o muy grave.

Fuente : http://www.circulaseguro.com/

Los radares de la DGT no aplican correctamente el margen de error.

La DGT no estaría aplicando en sus cinemómetros –radares– los márgenes de error que marca la ley, lo cual iría en perjuiciio del conductor que ve aumentada la gravedad de sus infracciones.

FÓRMULAMOTO.ES
Un conductor fue sancionado por comisión de una infracción grave por circular con exceso de velocidad en una carretera sevillana y le fue impuesta una multa de 300 euros con pérdida de dos puntos de su carnet de conducir al ser detectado por un radar móvil a 153 km/h en una vía cuya limitación era de 120 km/h.

Para los abogados de este conductor, la Jefatura Provincial de Tráfico de Sevilla no indica en su denuncia la realidad de los hechos, al no haber prueba de la velocidad real a la que circulaba el conductor, pues no se ha acreditado que Tráfico aplicase los márgenes de error estipulados en la norma ITC 3123/2010. De haberlo hecho se habría reducido la multa económica de 300 a 100 euros y no se habría aplicado detracción de puntos, según el cuadro de sanciones del anexo IV de la Ley de Seguridad Vial.

Multayuda recurrió la multa, llegando incluso a los tribunales, y así el Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº 11 de Madrid les otorga la razón al considerar que se debe computar el margen normativo de error en los radares y comprobar la sumisión estricta de los utilizados a la normativa metrológica ITC/3123/2010. La doctrina de los Tribunales entiende que el margen de error se aplica a la velocidad detectada por el cinemómetro y han de incluirse en el atestado inicial o en ampliación posterior. Cuando hay imposibilidad de aportarlos o no sea posible su cálculo preciso se utilizará el máximo porcentaje contemplado en la norma.

La DGT aplica la Norma UNE 26444, que no es otra cosa que una recomendación técnica elaborada por AENOR y que establece los márgenes de error para la medición de velocidad de los radares. Se elaboró en 1992 y se definen las especificaciones técnicas, condiciones de funcionamiento, así como los errores máximos tolerados en los instrumentos destinados a medir la velocidad de circulación de los vehículos. Los márgenes de error recogidos en esta norma son inferiores a los de la normativa actual vigente y a la que debería acogerse tráfico a la hora de establecer sanciones por exceso de velocidad.

La Orden ITC/3123/2010, de 26 de noviembre, es la que regula el control metrológico de los instrumentos destinados a medir la velocidad de circulación de vehículos a motor y establece que el error tolerado en los radares móviles, como el del caso que nos ocupa, es de 7 km/h para velocidades inferiores a 100 km/h, o del 7% si se trata de velocidades iguales o superiores a los 100 km/h.

De aplicarse este margen de error a este caso concreto, y siguiendo el Anexo IV de la Ley de Seguridad Vial en el que aparece el cuadro de sanciones y puntos por excesos de velocidad captados por cinemómetro se debería haber aplicado la multa económica correspondiente a sanción grave entre 121 y 150 km/h, es decir, 100 euros sin pérdida de puntos. Así lo dicta el juez en la sentencia 30/2014.

Según señala Multayuda, esta es una práctica muy habitual en la Dirección General de Tráfico, la no aplicación correcta de los márgenes de error, pues estos son más beneficiosos para los ciudadanos en la norma ITC 3123/2010 que en la UNE 26444

 

Fuente : http://www.formulamoto.es/

Esto te interesará : ¡cuidado con las nuevas normas de tráfico!

Desde el pasado 9 de Mayo está en vigor la Reforma de Ley de Seguridad Vial que ha incorporado muchas modificaciones que nos tocan de lleno a los conductores y que conviene tener en cuenta. Pero ojo, todavía está pendiente de aprobación el nuevo Reglamento que completará este cambio de normativas y en el que se concretará el incremento de velocidad en algunos tramos concretos a 130 km/h y los nuevos límites en zonas urbanas.

Una de las que ha sido más comentada en las últimas semanas ha sido la prohibición de llevar aparatos detectores de radar, algo que hasta ayer estaba permitido. Desde ahora se multará con 200 euros y 3 puntos el llevar un equipo de estos en el vehículo. En el caso de los inhibidores, ya prohibidos con la anterior Ley, se mantiene la sanción de 6.000 euros y 6 puntos del carné.  

Otro cambio importante es la conducción bajo los efectos del alcohol, que siempre ha estado prohibido, pero que desde ahora aumentan las sanciones. Por un lado cuando se duplique la tasa de alcohol la multa pasará a ser de 1.000 euros, la misma cantidad que se aplicará a los conductores reincidentes por esta causa. Y también la conducción bajo los efectos de las drogas será sancionada con mil euros y 6 puntos del carné.

Desde ayer, todos los menores de 16 años deberán usar siempre el casco en la bicicleta, ya sea en carretera como en ciudad. En el caso de los mayores de esta edad, esa obligación se reduce solo a recorridos en carretera, mientras que en ciudad no será obligatorio.  

Otro cambio destacable, pero quizá menos conocido, es que desde ahora cuando a un conductor se le pare por llevar a un  menor sin el correspondiente sistema de retención adaptado a su edad, además de la sanción correspondiente, el coche será inmovilizado por la seguridad del menor.

Se introducen nuevas infracciones, como la realización de obras en la vía sin la comunicación previa a la autoridad responsable de la gestión del tráfico, la caída de la carga de un vehículo,  impedir las labores de control de los centros de enseñanza y de reconocimiento de conductores y causar daños a la infraestructura debidos a la masa o dimensiones del vehículo.

Una norma que ya ha levantado polémica es que desde la entrada en vigor de esta reforma, los agentes que estén vigilando el tráfico podrán sancionar sin tener que detener al conductor infractor, siempre que el agente carezca de los medios necesarios para poder pararle.

También se podrá restringir la circulación en las calles y carreteras a determinados vehículos por motivos medioambientales, cuando los niveles de contaminación sean elevados. Esta norma abre la puerta a prohibir la circulación en el centro de las ciudades, al menos en las que registran mayores niveles de contaminación.

Otro aspecto muy innovador, es que la responsabilidad en el atropello de especies cinegéticas será, con carácter general, del conductor del vehículo, salvo que sea consecuencia directa de una acción de caza mayor, en cuyo caso el responsable será el propietario del terreno y si es por falta de reparación del vallado o de la señalización, será el titular de la vía.

Con esta Reforma se traspone la Directiva Europea para Intercambio de Información sobre infractores con matrícula de otro país distinto de la UE. El objetivo es evitar que haya impunidad en conductores infractores en países extranjeros. Aunque esta norma acaba de ser declarada nula por el Tribnunal Europeo y deberá ser modificada con una nueva base jurídica sobre seguridad vial y no sobre colaboración policial. 

Aunque las grúas no son vehículos prioritarios para el tráfico, desde ahora contarán con preferencia cuando acudan a realizar un servicio de auxilio en carretera (la DGT va a concretar más adelante y mediante una instrucción los supuestos en los que se aplicará).

Por último y también muy importante dado que cada día hay más sanciones,se unifican en 20 días los plazos legales, tanto para alegaciones como para el pago de multas con el descuento por pago rápido.

 

Fuente : http://www.elconfidencial.com/