Archivo de la etiqueta: limpieza

Consejos para limpiar tu coche

Lavar el coche puede parecer una tarea fácil y rápida, pero si quieres hacerlo bien y a fondo, aquí tienes diez consejos para limpiar el coche y que este luzca mejor que nunca. ¡No seas perezoso y ponte a ello! Tu coche te lo agradecerá…

Limpieza coche

Lo principal es seguir un método al limpiar tu coche:

1. Empezamos por el exterior

Para acometer una limpieza del exterior en profundidad de tu vehículo, lo mejor es que primero repases la carrocería en busca de daños. Hay un producto específico para cada tipo de mancha persistente (excrementos, resina o insectos espachurrados), úsalo siguiendo las instrucciones de aplicación. Si encuentras arañazos, consigue un lápiz del mismo color que el coche y aplícalo tras lavar y secar la zona. Para obtener un resultado profesional, pule después toda la carrocería, de esta manera además eliminarás la mayor parte de esos microsurcos que solo son visibles cuando miras a pocos centímetros.

2. Maletero

maleterolimpieza

Saca las cadenas, el paraguas y todos aquellos objetos acumulados y que no vayas a necesitar en la época del año que realices la limpieza (rasqueta…). A continuación, pasa el aspirador (si no tienes uno a mano, acude a una gasolinera): retira la moqueta, la rueda de repuesto y las herramientas para eliminar fácilmente la suciedad que se ha ido acumulando en todos los rincones. Aprovecha la ocasión para realizar una revisión: ¿tiene la rueda de repuesto la presión adecuada? ¿Falta alguna herramienta? ¿Se encuentran todas en perfecto estado? Puedes aprovechar para dejar las herramientas relucientes.

3. Salpicadero e interiores

limpieza-salpicadero-650x337Le toca el turno al habitáculo del coche. Empieza limpiando las plazas traseras: pasa el aspirador por la bandeja portaobjetos y los asientos. Si puedes plegarlos o abatir el respaldo, introduce el tubo del aspirador dentro de todas las ranuras y pliegues. No olvides los compartimentos portaobjetos de los lados ni las bolsas de los asientos (ten cuidado al meter el tubo para no rasgar la tela o deformarla). Si quieres conseguir un resultado profesional en el interior, necesitarás algo más que una aspiradora doméstica. Con una máquina de inyección-presión -se alquilan por horas-, podrás extraer el polvo hundido en las zonas más profundas e inaccesibles de la tapicería.

Quita las alfombrillas del suelo y aspíralas a fondo: si son de goma, dales un manguerazo a presión. Si tienen manchas grandes, utiliza un producto especial para la limpieza de alfombras: aplícalo sobre la mancha y déjalo actuar una o dos horas. Después, acláralo y deja que se seque. Lleva su tiempo, pero merece la pena. Mientras tanto, aprovecha para terminar de limpiar el coche.

Aplica un limpiador de plásticos en un paño y repasa la parte posterior del espejo retrovisor interior y los asideros del techo. Pasa con suavidad el cepillo de dientes por los elevalunas eléctricos y por las ranuras de las gomas de los pedales. Elimina la suciedad acumulada en el anclaje de los cinturones de seguridad y en la parte inferior del freno de mano. Para terminar, limpia las ventanillas con ayuda de un limpiacristales y una gamuza de cuero: frota rápido y con fuerza para que no queden huellas.

Para limpiar el salpicadero del vehículo puedes utilizar productos específicos, pero antes de nada, hay que leer las instrucciones y además de ello, el manual del vehículo. Ciertos productos no son compatibles con determinados tipos de materiales de los salpicaderos o interiores (paneles de las puertas…).

4. Neumáticos y llantas

tratamientollantasscdLas llantas pueden acumular mucha suciedad con el paso del tiempo. Para eliminarla, lo mejor es limpiarlas a fondo con la manguera a presión. Asegúrate de eliminar toda la carbonilla que desprenden los frenos. Aplícale un producto específico limpia-llantas, deja actuar el tiempo que recomiende el fabricante y acláralo de nuevo con la manguera a presión. Los hay de muchas marcas y su precio parte alrededor de los tres euros. Una vez bien limpias puedes usar un sellador de llantas, que creará una película protectora sobre la llanta que mantendrá más tiempo la llanta limpia y nos facilitará la limpieza en el futuro.

También puedes usar un producto específico para dejar los neumáticos brillantes a mas no poder. Ya de paso puedes medir la presión del neumático y medir la profundidad del dibujo. Para medir la presión, mejor usa un manómetro del que te puedas fiar. Los medidores de las gasolineras pueden valer para una emergencia, pero más del 70% de estos equipos no son fiables. Si puedes, cómprate uno para comprobar la presión de los neumáticos, al menos, una vez al mes. El dibujo de tus neumáticos es fundamental para que el agarre no disminuya. Si miden menos de 1,6 mm no podrás circular con ellos.

Esperamos que os sea útil. La limpieza de un coche no se hace en 10 minutos, hay que echarle un poco de tiempo pero realmente merece la pena.

Fuente: elaboración propia @23MarioMD

Carrocería y corrosión : más que un problema estético.

Imagen

Nuestro coche es una extensión más de nuestro aspecto. Si tenemos cuidado en vestir con ropa adecuada, que nos siente bien y esté limpia, ¿por qué debería merecer menos atenciones nuestro vehículo?manzana_podrida

No es sólo cuestión de estética

¿Qué dice de ti un coche sucio, deteriorado, lleno de rayones u oxidado? Piénsalo un momento: tu coche debe estar a tu altura y presentar el mejor aspecto posible. Pero, además, de eso, el aspecto de nuestro automóvil debe interesarte por razones más prácticas, como la pérdida de valor económico en caso de posible venta y el deterioro que se deriva de la ausencia de cuidados y que suele traducirse en corrosión.

¿Pero qué eso de la corrosión?

Las carrocerías de automóviles han evolucionado mucho con vistas a mejorar aspectos tan importantes como la seguridad pasiva en caso de colisión y la aerodinámica, así como el confort y la apariencia estética.

Pero el acero sigue siendo el metal más empleado en la fabricación de la carrocería, aunque en diferentes aleaciones, grados de resistencia y grosores de lámina. Además, poco a poco se están introduciendo nuevos materiales y se investigan otras soluciones más sostenibles.

El problema de los metales es la oxidación. La oxidación es una reacción química que sucede cuando el metal de la carrocería queda expuesto al oxígeno del aire y se produce óxido. Esto puede ocurrir porque una pequeña superficie “pierde” la pintura que la protege. ¿Cómo? Pues debido a cosas tan sencillas y pequeñas como muescas, arañazos, picadas… ¿Te suena? Bien, pues si no remediamos esto, el óxido puede ir creciendo y extendiéndose. Y en la medida en que esto sucede dejará de ser un mero problema estético y se convertirá en corrosión.

¿Qué elementos suponen un peligro para la carrocería de tu coche?

El agua (y su contacto con la chapa) es una de las grandes culpables de la aparición de óxido. Pero aún es peor la humedad.

El barro es otro elemento muy agresivo con la chapa. La sal también es muy corrosiva, por lo que hay limpiar el coche preferentemente al término de un viaje por zonas en las que hay sal en la calzada por presencia de hielo o nieve. La gravilla y arena también pueden provocar corrosión.

¿Cómo evitar la corrosión?

Dos son las premisas básicos: limpieza y reparación de desperfectos.

La limpieza frecuente debe incluir cuidados especiales en los bajos del coche; una zona tradicionalmente olvidada pese a que sufre más que ninguna otra la humedad del barro y los pequeños impactos de la grava y la arena.

Por otro lado, es muy importante inspeccionar ocularmente el vehículo para detectar en la medida de lo posible cualquier pequeño golpe, arañazo, muesca etc. Ahora bien, detectarlo no es suficiente: hay que reparar esas pequeñas (o grandes) imperfecciones y desperfectos para que no acaben convirtiéndose en el origen de un problema de corrosión.

Fuente : http://blog.certifiedfirst.es/

La falta de limpieza del motor puede provocar serias averías. Aquí tienes como limpiarlo

Imagen

La limpieza del motor de nuestro coche es una tarea de mantenimiento que debemos realizar cada dos años si el uso principal del vehículo es por ciudad, o bien con frecuencia anual en el caso de que circulemos a menudo por zonas de montaña, ya que hay más posibilidades de que se introduzcan elementos como hojas, barro o tierra.

El exceso de polvo en el motor puede provocar que se tapone el radiador y posteriores problemas de refrigeración. Un motor sucio, además, tendrá más obstáculos para disipar el calor, con lo que su funcionamiento general no será el óptimo. En Pámpanas te explicamos paso a paso cómo limpiar el motor del coche.

Instrucciones

  1. Tanto si optamos por limpiar el motor del coche con un cepillo simplemente, como si preferimos usar agua a presión -algo casi imprescindible si llevamos el vehículo a menudo por caminos de tierra- el motor debe estar en frío.
  2. En el caso de que el coche no esté muy sucio, bastará que usemos una brocha o un cepillo para retirar el exceso de polvo. Además, podemos rociar el motor con alguno de los múltiples productos que encontraremos en tiendas especializadas para efectuar la limpieza en seco. Con una gamuza, podemos aplicar más fuerza en las zonas en las que no haya bastado con la acción del cepillo o de la brocha.
  3. La alternativa para los motores que estén más sucios es la limpieza con agua a presión, aunque no todos los coches lo admiten, por lo que deberemos consultar previamente el manual de nuestro automóvil.
  4. Cuando hayamos confirmado que podemos lavar el motor del coche con agua a presión, hemos de tapar el alternador y otras partes eléctricas con plásticos sujetos con cinta adhesiva.
  5. Con el coche en frío, aplicamos el agua a presión sobre el motor, evitando aquellas partes eléctricas tapadas por los plásticos y centrándonos en las zonas que detectemos que presentan más suciedades.
  6. Una vez aplicada el agua, ya podemos encender el motor y lo dejaremos a ralentí (número mínimo de revoluciones) durante unos minutos para que el calor nos ayude a secar la zona por completo antes de iniciar la marcha.
Qué puedes necesitar
 
  • Brocha
  • Cepillo
  • Producto de limpieza en seco
  • Gamuza
  • Pistola de agua a presión
  • Bolsas
  • Cinta adhesiva

Fuente: http://motor.uncomo.com/

 

 

Cómo limpiar los bornes de la #batería paso a paso

Imagen

Cuidar la batería de nuestro coche es una tarea indispensable para alargar su vida todo lo que se pueda. Todas tienen un tiempo de uso finito, pero cuanto más las cuidemos, más retrasaremos su cambio. Una de las cosas indispensables en este caso es limpiar sus bornes, ya que la corrosión es uno de sus principales enemigos.

Limpiar los bornes de la batería, paso a paso

Lo primero, obviamente, será apagar el motor.
Bajo el capó encontraremos la batería unida a dos cables, uno negativo (-) y otro positivo (+) identificados por sus correspondientes signos en la parte superior de cada borne. Primero quitaremos el negativo y luego el positivo utilizando un destornillador plano y poniendo especial cuidado en que, en ningún caso, caigan sobre superficies metálicas y mucho menos que se toquen entre ellos.
Mezcla un poco de bicarbonato de sodio y agua y rocía los bornes y los extremos metálicos de los cables.
Tras unos minutos –hay que dejar actuar al agente químico- frota con un cepillo hasta eliminar la suciedad de cada elemento –cables y bornes-. Tras esto, vierte agua para aclarar y deja secar.
Hecho esto, el último paso será aplicar vaselina a los bornes para retrasar la corrosión y conectar, en este caso al revés, primero el cable positivo y después el negativo, apretando bien cada uno de ellos.

¡Cuidado!

Algunos vehículos modernos incorporan un módulo de gestión de la electrónica del coche que se puede ver afectado si quitamos la batería. En todo caso, el fabricante se suele asegurar, en este caso, de que no tengas acceso a esta. Siempre conviene consultar el manual del fabricante en el que te pueden avisar de este y otros problemas con los que te puedes encontrar si realizas esta tarea. Las marcas siempre buscarán la manera de que no puedas hacer nada por ti mismo y tengas que acudir al taller oficial.

Fuente: http://www.autopista.es/

Ten el aire acondicionado de tu #coche a punto para este verano

Imagen

El aire acondicionado es un sistema de confort prácticamente indispensable en los coches, sobre todo en los días de temperaturas altas más extremas, algo habitual en los veranos españoles. A continuación, te damos una serie de trucos y consejos para su buen funcionamiento.

1. Funcionamiento y partes del aire acondicionado

El sistema de aire acondicionado de los vehículos funciona transformando el aire caliente del exterior en aire frío, o viceversa. Esto se hace gracias a un gas que circula por el circuito; como este está compuesto por tubos flexibles, se favorecen las fugas.

El sistema del aire acondicionado se compone de los siguientes elementos:

– Filtro de habitáculo: filtra el aire, el polen, el polvo y las partículas de gasoil. Es importante que se cambie regularmente ya que influye directamente en tu salud.

– Botella deshidratante: filtra las impurezas (limaduras, aceite quemado, etc.) y recupera la humedad del circuito para proteger el compresor.

– Válvula de expansión: permite que el fluido pase del estado líquido al estado gaseoso, lo que genera el frío.

– Evaporador: enfría el aire que circula en el habitáculo y le quita la humedad.

– Compresor: comprime el gas y vuelve a lanzar el ciclo de funcionamiento del sistema de climatización.

– Condensador: enfría el gas y asegura que este pase al estado líquido que ha sido comprimido por el compresor.

2. ¿Es necesario realizar algún mantenimiento en el sistema de aire acondicionado?

Sí, ya que si no lo haces puede averiarse, lo que a la larga supondrá un importante desembolso económico. El sistema de aire acondicionado se deteriora en función de su uso. Lo recomendable es que revises su funcionamiento una vez al año, antes del verano.

3. Síntomas de posibles fallos

Hay cuatro claros síntomas que indican que el aire acondicionado no funciona como debería:

– Si no baja la temperatura del interior del coche en poco tiempo. Este problema puede estar ligado al nivel del líquido de fluido, de la botella deshidratante, del filtro del habitáculo o del bloqueo de alguno de los sistemas.

– Si al conectarlo percibes un olor desagradable, lo que se debe a la acumulación de humedad en los conductos de aireación y es síntoma de que el circuito de climatización está infectado de bacterias, polvo y hongos.

– Si se concentra el vaho en los cristales porque no enfría lo suficiente. La solución suele ser cargar el gas del circuito.

– Si hay poco caudal de aire. Lo habitual es que el filtro de habitáculo está obstruido.

4. ¿Hay algún testigo luminoso que indique avería del aire acondicionado?

Sólo las climatizaciones automáticas tienen autodiagnóstico. Si tu climatizador es manual o semiautomático, no existen informaciones de alerta para prevenir un fallo.

5. ¿Puedo recargar yo mismo el gas del aire acondicionado?

Es una labor relativamente sencilla, pero debes tener las herramientas adecuadas. Si no quieres llevarlo a un taller, puedes acudir a un auto-centro donde alquilando las herramientas necesarias, podrás hacerlo tú mismo.

6. ¿Cuál es la temperatura ideal?

Lo ideal es que el aire acondicionado funcione a una temperatura que oscile entre los 22 y los 23 grados. Una temperatura inferior durante un largo periodo de tiempo puede incrementar el consumo de combustible hasta un 20 por ciento.

7. ¿Cómo puedo lograr más eficiencia del aire acondicionado?

En verano, en días muy calurosos, antes de conectar el aire acondicionado baja las ventanillas del coche para que la temperatura del habitáculo no sea tan elevada: normalmente esta suele ser muy superior a la del exterior y, si conectas el aire nada más subirte, harás que trabaje al máximo rendimiento y se deteriore más.

En invierno, enciende periódicamente el aire acondicionado para evitar obstrucciones. Además, recuerda que en esta época del año es un método rápido y excelente para eliminar el vaho de los cristales si lo conectas con la temperatura alta.

8. ¿Cada cuánto tiempo se debe sustituir el filtro de aire?

Los fabricantes recomiendan que se sustituya una vez al año o cada 15.000 kilómetros recorridos. Estos intervalos deben ser sensiblemente menores si circulas con frecuencia por terrenos con mucho polvo.

Recuerda que en Pámpanas tenemos todo tipo de accesorios para la limpieza del vehículo y cualquier recambio para el coche. No dudes en visitarnos en contactar con nosotros en la pagina http://www.pampanas.es en la sección contacto, o llamando al  91 528 32 44.

Fuente: http://www.autopista.es/

¿Estas pensando en limpiar la tapicería de tu coche?

1361988127024

A la hora de limpiar la tapicería del coche conviene tener claros dos aspectos clave: el tipo de mancha y el tipo de producto con el que vamos a eliminarla.

Hace ya algún tiempo que te mostramos cómo lavar bien un coche. En aquella ocasión nos centramos en el exterior de un vehículo, de ahí que ahora vayamos a hacer un repaso para saber cómo limpiar la tapicería del coche correctamente.

En el mercado hay docenas de productos que aseguran ser los mejores (no falla) para limpiar los asientos del automóvil. Muchos de ellos son específicos para ciertos tipos de manchas. Puedes encontrarlos en los estantes de las gasolineras, tiendas especializadas en la reparación de vehículos y hasta en la sección del automóvil de cualquier gran superficie. De entre toda la oferta existente, hay dos tipos de porductos realemnte interesantes:

Espuma seca: Funciona como los quitamanchas de la ropa. Hay que aplicarla, dejar secar y retirarla después con un trapo seco. Funciona de maravilla con algunas manchas húmedas.

Cremas nutritivas: Especiales para tapicerías de cuero, conviene aplicarla cada cierto tiempo, sobre todo si el coche pasa largos periodos al sol. Las manchas en este tipo de tapicerías requieren productos especiales que suelen ser caros pero que conviene comprar para evitar dañar el cuero.

La limpieza más barata

Hay otro tipo de soluciones más económicas, pero hay que realizar la limpieza con cuidado para evitar dañar los tejidos. Lo mejor es  retirar rápidamente cualquier mancha que caiga sobre ellos. Por eso no está de más llevar en el coche un rollo de papel absorvente, toallitas o una esponja, además de jabón líquido. Así se evita que se sequen las manchas, pues cuando eso ocurre será más difícil eliminarlas.

¿Y después qué? En función del tipo de mancha, debes actuar de un modo u otro. Deja que los líquidos que utilices están un poco encima de la mancha para que actúen y luego seca suavemente con un trapo seco (no frotes). Estas son algunas de las manchas en la tapicería más comunes:

  • Barro: Utiliza primero un cepillo seco para retirar lo más gordo. Pasado un tiempo, vuelve a limpiar la zona con el cepillo humedecido en agua.
  • Chicle: Debes endurecerlo primero con un hielo y, con cuidado, retirarlo después con una espátula.
  • Café o té: Utiliza agua fría y limpiador para cristales para acabar con esas manchas bastante habituales.
  • Chocolate: No son difíciles de eliminar utilizando jabón líquido y un trapo húmedo. Hay quien utilzia jabón en seco, frota y espera un rato antes de frotar de nuevo.
  • Grasa o aceite: Mezcla agua con un poco de desengrasante y prueba. SOn las manchas más rebeldes, de ahí que haya quien utilice para ellas glicerina diluida.
  • Maquillaje: Se pueden limpiar con alcohol, que funciona, pero con el detergente para la lavadora para prendas delicadas suele ser suficiente. Hay quien emplea un líquido desmaquillador. Si lo utilizas, ve poco a poco ya que puede reaccionar y dañar la tapicería.
  • Sangre: Suele eliminarse con espuma seca mezclada con agua salada o con un detergente suave. Si la mancha está seca, añade un poco de glicerina.
  • Tinta: Combina alcohol y agua a partes iguales en un recipiente y aplicaremos sobre la mancha.
  • Vómito: Emplea jabón y agua lo antes posible para retirar la mancha y frota. Si ves que dañas la tapicería al frotar o el desagradable olor no se va, acude con tu coche a un sitio especializado en la limpieza de interiores, pues no siempre se elimina totalmente.

Si aún quedan restos de manchas después de realizar la limpieza en el punto concreto, conviene que vuelvas a limpiarla empleando esta vez una espuma seca para tapicerías. Aplícala por toda la tapicería y déjala actuar unos 10 minutos antes de retirarla.

Fuente: http://noticias.coches.com/