Archivo de la etiqueta: frenos

Revisa los 10 puntos críticos de tu coche para verano.

Las vacaciones estivales ya están aquí. Lo que puede convertirse en ilusión y descanso puede dejar paso a la tristeza y a los nervios, principalmente porque tengamos algún percance con nuestro vehículo a la idea o al regreso. ¿Quieres saber qué partes por las más importantes y que no debes dejar pasar? Acude a un taller autorizado de la marca, los de barrio o a los cada vez más extendidos centros especializados.

1.- Neumáticos

¿Sabías que la profundidad mínima legal que deben tener las ruedas es de 1,6 milímetros? Conducir con ese nivel no quiere decir que sea del todo seguro; nos explicamos: el taco de goma de un neumático ayuda a reducir el consumo de carburante, al confort de marcha (el aire de la cámara hace de amortiguador), a evacuar agua y a frenar en menor distancia. Cuanto más próximo esté de ese límite legal más se comprometerá la seguridad vial. ¿Entiendes ahora que se le dé tanta importancia? No olvides revisar la presión de la de repuesto (si la tienes) ya que puede ser que cuando vayas a utilizarla, esté desinflada.

2.- Batería

Sin duda alguna es la principal causa para quedarte tirado este verano, como bien reflejan diversas asociaciones de automovilistas como RACE o RACC. ¿Cuánto tiempo lleva en el coche? ¿Desde que lo compraste? Suelen durar entre tres y cuatro años dependiendo del uso que se haga al vehículo. Si ha pasado ese tiempo, no está demás que pienses en sustituirla porque de su buen estado depende la vida de todos los componentes eléctricos (luces, radio, iluminación interior…).

3.- Faros y luces

Sabes que llevas una bombilla fundida desde hace tiempo, pero por desgana o por despiste, nunca la sustituyes. Ahora atardece antes, pero en la noche se hace necesario llevar una iluminación correcta. De lo contrario, los agentes pueden sancionarte…

4.- La luna bien limpia

La salida y la puesta del sol son perfectas para disfrutarlas en la montaña, en el campo o en la playa; tres opciones a cada cual mejor. Pero si no te queda otra que conducir durante el alba o el anochecer, es vital que la luna tenga los menos restos de suciedad por fuera (principalmente insectos), sin olvidar que por dentro se acumula polvo y otros restos. Una gamuza y líquido limpia cristales te serán de ayuda.

5.- La suspensión que no rebota

Comprobar que esté en buen estado es tan sencillo como apoyar todo tu peso en la parte delantera y quitarte corriendo; si se producen varias oscilaciones es que es necesario cambiar los amortiguadores (los muelles deberían durar la vida media).

6.- Es hora del aceite

Ese líquido de color negruzco que se controla a través de una pequeña barra es de vital importancia para la vida del motor. Ahora que el bloque va a trabajar a unas temperaturas más extremas  conviene hacer un cambio. Los de larga duración (denominados long life) cada vez ganan más adeptos por dos motivos: a la larga salen más rentables y duplican la distancia total recorrida (de 15.000 a 30.000 kilómetros de media). Y no olvidemos que el aceite también sirve actúa de refrigerante.

7.- Anticongelante también con calor

Efectivamente y muy relacionado con el punto anterior, el denominado anticongelante debería llamarse refrigerante. Él es responsable, junto con otros elementos, de que el propulsor mantenga una temperatura óptima de funcionamiento.

8.- Filtros

Deben estar en perfecto estado: filtro de aceite, filtro del aire, filtro del habitáculo…  Existen ofertas muy interesantes.

9.- ¿Freno o no freno?

Si aprecias que cada vez cuesta más parar tu automóvil es hora de hacer una revisión en profundidad del sistema de frenos, más ahora que puedes necesitarlo para evitar un golpe en las retenciones que se montan a las salidas y a las llegadas de los destinos.

10.- ¡No enfría el aire acondicionado!

Para paliar el asfixiante calor veraniego no hay mejor remedio que el aire fresco de un sistema climatizado, como el que llevan los automóviles. Pero para que funcione correctamente debe haber al menos una cosa en perfectísimo estado: la carga del mismo. Sin esta famosa ‘carga’, por mucho que apretemos la tecla de la nieve (y que activa el compresor de turno) no saldrá frescor.

 

Fuente : http://ww2.autoscout24.es

¿Cuidas tus frenos?

frenos_ceramicos

Los frenos y el sistema de detención es uno de los principales elementos activos del vehículo en materia de seguridad y eficacia en la conducción bajo cualquier circunstancia. Son fundamentales al circular, permitiendo la detención del vehículo, pero sufren un desgaste que disminuye su efectividad y que, eventualmente, obliga a su sustitución.

En este sentido, el comparador de precios en talleres Tallerator.es recuerda un conjunto de apartados esenciales a tener en cuenta sobre los frenos y su mantenimiento para ahorrar en facturas inesperadas y, lo más importante, prevenir percances.

La característica más importantes de estos elementos se centra en lapotencia de frenada que pueden suministrar al vehículo, algo que va unido a la distancia de frenada. Ésta dependerá del estado de los elementos que lo componen: neumáticos y presión, amortiguadores y elementos de la suspensión, estado del pavimento, carga del vehículo… y por supuesto, estado y habilidad del conductor.

Como destacados del sistema figuran pastillas y discos delanteros y traseros, aunque no son los únicos que sufren desgaste ni los únicos que obligan a cambios a medida que pasan tiempo y kilómetros.

En todo caso, discos y pastillas se sustituyen más periódicamente. Se desgastan por rozamiento, primero las pastillas, pues su material de fricción es más blando, aunque en ocasiones, debido al tipo de conducción o por la utilización del vehículo (ciudad, carretera, carga…), el cambio de los discos va parejo.

Los frenos traseros, al no soportar el peso de la detención por inercia (transferencia de masas), suelen ser más pequeños y su desgaste es menor que el de los delanteros. Su duración viene a ser el doble o el triple que la de aquellos.

Los frenos traseros, aunque cada vez menos frecuente, pueden ser de tambor con zapatas, más rudimentarios. Suelen tener menor eficacia y resistencia a la fatiga, pero su duración es más elevada.

Pastillas

La necesidad de realizar el cambio se suele señalar en un indicador luminoso del cuadro de instrumentos. Las pastillas de freno (pueden ser una, 2 ó las 4) disponen de un tetón indicador a una distancia concreta para que, cuando su grosor se reduce, roce con la superficie de fricción del disco, haga masa y a través de un cable llegue al testigo del panel. Hay pastillas con indicadores sonoros que mediante un acople metálico a cierta distancia, como en el primer caso, al disminuir grosor rozan con la superficie del disco y producen un ruido agudo que advierte de la inminencia de su sustitución.

También hay modelos en los que el fabricante no coloca dispositivo de aviso alguno. En ese caso se puede comprobar su estado a través del líquido de frenos: según cómo se vayan gastando las pastillas, el nivel de aquel baja en el depósito. Incluso si esa disminución es significativa, puede llegarse a indicar en el cuadro de mandos con un «chivato» luminoso.

Comprobar visualmente el grosor de las pastillas a través de las llantas es otra forma de conocer su estado, pero en ocasiones son poco visibles y pueden llevar a error. Además, un nivel bajo del líquido de frenos puede advertir de un problema en el circuito por una fuga que derive en falta presión sobre el pedal.

Los discos

Por la fricción con la pastilla, también se desgastan, aunque con más km. Se sustituyen cuando baja el grosor al mínimo indicado por el fabricante, previa recomendación de un mecánico.

Si las pastillas se han gastado y rozan el disco pueden rayarlo aunque su grosor sea adecuado. Un disco rayado o gastado con pastillas nuevas no acopla bien, y en consecuencia la frenada pierde eficacia. Además, ocasiona ruidos y vibraciones en la parada, y deterioran antes de tiempo las pastillas.

También se pueden cambiar pastillas para evitar ruidos de frenada, pues a veces las primeras se endurecen e incluso cristalizan. Antes de intentar limpiar la suciedad provocada por el desgaste en pinzas y porta-pinzas, y untar una grasa de base de cobre en los apoyos o contactos de la pastillas para evitar vibraciones y ruidos, algo que incluso puede pasar cambiando el conjunto disco-pastilla.

El líquido de frenos

Este componente sufre con el paso del tiempo, pues soporta elevadas temperaturas (ocasionadas por el rozamiento de las pastillas y discos) y presiones del circuito. Se aconseja cambiarlo cada 2 ó 3 años y comprobar su estado anualmente. Un mal líquido ocasiona deterioro, sobre todo de los elementos del sistema de frenado que tengan o se compongan de retenes o juntas de goma, como la bomba de freno, los bombines de los frenos traseros y los latiguillos.

Para detectar el estado del líquido de frenos, los talleres disponen de un comprobador específico que, a partir de una muestra o actuando directamente en el depósito en el compartimento motor, lo hace hervir para chequear su temperatura de ebullición, como mínimo de 165º C. Ojo: el líquido se deteriora, oxida y pierde cualidades, sobre todo para soportar temperaturas elevadas. Según su calidad puede ser: DOT 3 (205º C), DOT 4 (230º C) o DOT 5.1 (260º C).

Tambores y zapatas

Cada vez menos frecuentes, aunque de nuevo sometidos a desgaste por la superficie de contacto del tambor. Su duración es elevada, sobre todo comparados con los frenos delanteros.

Al sustituirlos hay que rectificarlos. Por el paso del tiempo y el mal estado del líquido de frenos se ocasionen pérdidas o fugas en su sistema.

Y además…

Fuente: http://www.abc.es

Recuerda que puedes pedir recambios de cualquier pieza relacionada con los frenos en nuestra tienda online , tienda física (C/ Embajadores 127, Madrid ) , vía telefónica (91 528 32 44) o por fax (91 527 72). ¡Os esperamos!