Archivo de la etiqueta: escape

Consecuencias de tener el tubo de escape libre.

Imagen

Si hiciéramos una encuesta a nivel de barrio de cualquier ciudad sobre qué ruido les resulta más molesto mientras están en casa, seguramente responderán que los tacones de la vecina de arriba, los carritos de los proveedores a comercios o, incluso, sus vehículos arrancados mientras descargan mercancía.

Sin embargo, no tenemos en cuenta o no somos conscientes de que por nuestra forma de vida, la circulación de vehículos aún siendo necesaria, el paso de esos motores y que a diario desfilan por nuestro entorno son los principales productores de la contaminación acústica.

Por eso, una de las medidas para evitar la contaminación es la de prohibir circular con escape libre y sin silenciador o con tubos de escape resonadores. Pero, veamos más detalles.

El tubo de escape libre, ¿qué es?

Imagen

El tubo de escape de un vehículo provisto de un motor de explosión sirve para evacuar los gases de combustión desde el motor hacia el exterior del vehículo y tiene cono función, reducir el ruido y la contaminación a través del silenciador que es un elemento en el sistema de escape que actúa como aislante acústico y también mediante un dispositivo que permite reducir las emisiones contaminantes, por catálisis y por filtración, gracias al filtro de partículas y al catalizador.

Ahora bien, si instalamos, preparamos o tuneamos un tubo de escape (su parte más exterior y que podemos ver), haciéndolo más libre, (de ahí, que se le llame tubo de escape libre) poniéndolo de mayor diámetro y le quitamos el silenciador de la tubería de escape, independientemente de las repercusiones que ocasione al motor y su rendimiento, conseguiremos hacer más ruido. Puede que simplemente sea para presumir de vehículo pero si dicho ruido supera los 81 decibelios, según la Directiva 70/157/CEE, incumpliría la normativa sobre nivel sonoro admisible en vehículos automóviles.

Las condiciones técnicas que deben cumplir los vehículos de motor, sus partes y sus piezas, para que puedan ser matriculados o puestos en circulación, con las limitaciones, excepciones y especificaciones que se establecen en la reglamentación que se recoge en el anexo I, son las que se indican en los puntos siguientes:
…/…
19. Los vehículos de motor deberán cumplir lo establecido en las correspondientes disposiciones sobre emisión de humos, gases contaminantes, ruidos y compatibilidad electromagnética, de acuerdo con lo dispuesto en la reglamentación que se recoge en el anexo I.

Un anexo I que se remite al RD 2028/86 que nos habla sobre la legislación aplicable en cuanto a emisiones, humos y ruidos en relación o en concordancia con el Reglamento General de Vehículos.

Por dicho motivo, si se circula con cualquier vehículo provisto de tubo de escape sin silenciador de explosiones o llevando éste de forma ineficaz, puede ser sancionado su titular con 200 € de multa o 100 € si el importe de la sanción es abonado dentro de los 20 días siguientes a la notificación del hecho.

Esta normativa puede estar sujeta a cambios.

Fuente : http://www.circulaseguro.com/

El colector de escape: qué es y peligros de su deterioro y rotura

Imagen

Más allá del desembolso económico que tendremos que hacer para repararlo (suelen estar bastante escondidos por lo que hay que desmontar bastantes piezas para tener acceso), es un elemento que puede entrañar mucho peligro para nuestra integridad.

Y no estamos hablando de que el coche pueda tener un accidente por mal funcionamiento sino que el riesgo que entraña es para nuestra salud y, como consecuencia, también que podamos sufrir un accidente por malestar físico. Parece una tontería hasta que te pones a pensar en ello.

El colector de escape, ¿qué es?

El colector de escape es una pieza, normalmente fabricada en fundición, que tiene como principal misión recoger los gases de escape que salen del motor y conducirlos al escape en sí mismo. Está formado por tantos conductos como cilindros tiene el coche que se van juntando dependiendo del diseño. Pueden ser 4-1, 4-2, 6-3, etc.

Suelen ser de fundición porque los gases de escape, según salen del motor, lo hace a una temperatura elevadísima.Se ha visto que con ese material se consigue una duración elevada para las duras condiciones en las que tiene que trabajar sin tener que usar materiales exóticos y con ello, precios desorbitados.

Unas juntas evitan que por la unión entre el colector y el motor escapen los gases, que se encuentran puros y sin que todavía hayan sido reconducidos por la válvula de recirculación de gases EGR, el catalizador o el filtro de partículas dependiendo si nuestro coche es de gasolina o diésel.

Los peligros de la rotura del colector de escape

Si por desgracia se nos rompe el colector de escape, lo normal es que notemos un ruido metálico al acelerar a bajas vueltas, como si tuviésemos piedras dentro de una lata. El vehículo en este caso sufre un pequeño bajón de rendimiento, puede que un aumento de consumo y además, en caso de tener que ir a la ITV, no nos pasará la revisión de gases.

Pero fuera de todo esto, el problema viene para nuestra salud. Los gases, en vez de salir correctamente por el escape, lo harán por el vano motor con el peligro de que pueden penetrar en el habitáculo si por ejemplo conectamos el aire del exterior.

Si no nos percatamos de ello, la falta de oxígeno sustituido por gases nocivos puede hacer que empecemos a encontrarnos mal, nos entre sueño, nuestros reflejos disminuyan y, como consecuencia, que tengamos un accidente.

Por lo tanto, en caso de que se nos cuele algún olor extraño en el coche, debemos acudir al taller para que nos hagan un diagnóstico y ver si tenemos algún tipo de avería para proceder inmediatamente a repararla. Si notamos ese olor característico, lo mejor es poner el aire en modo recirculación evitando de esta forma que entre aire del exterior junto con los gases nocivos del escape.

¿Y si pudiéramos obtener energía del humo del tubo de escape?

Imagen

El calor residual es una fuente importante de emisiones de CO2 desde los hogares, la industria y el transporte que la UE combate con denuedo. Pero, ¿y si fuese posible reutilizarlo como energía?

 

 

El proyecto de la UE financiado con fondos europeos POWERDRIVER, centrado en el sector del transporte, pretende convertir el calor residual de los gases de escape de los motores de combustión interna en electricidad mediante el empleo de tecnologías de generación termoeléctrica (TGEN).
El proyecto se puso en marcha en febrero de 2012 y ya ha dado sus primeros frutos. Las labores de simulación de una posible aplicación a la automoción predijeron una producción de 300W y un ahorro de combustible del 2,5 % de acuerdo con el NEDC (Nuevo Ciclo de Conducción Europeo). La simulación es un paso clave previo al diseño de TGEN y de intercambiadores de calor necesario para lograr un rendimiento óptimo del sistema definido en función de euros por vatio y estabilidad térmica, informa la agencia de la UE Cordis.
El prototipo será un diseño de TGEN para un automóvil de la marca Jaguar que aporte una reducción en el consumo de combustible y en las emisiones de dióxido de carbono. Se instalará entre dos intercambiadores de calor, uno del lado caliente y otro del lado frío. La gran diferencia de temperatura entre los materiales termoeléctricos generará energía eléctrica.
También se diseñarán dos aplicaciones marítimas basadas en gasoil, pero la dificultad tanto de esta labor como de la destinada a la automoción será sin duda considerable. En primer lugar, los materiales termoeléctricos contemplados para la aplicación en el sector automovilístico se basan en el siliciuro, un material de coste bajo pero que precisa un mayor desarrollo para lograr la estabilidad térmica y el rendimiento necesarios para que la tecnología sea viable. Esto no se debe únicamente al hecho de que los TGEN se ubiquen a lo largo del sistema de escape y se sometan a ciclos térmicos importantes.
Los materiales termoeléctricos basados en telururo de plomo investigados para la aplicación marina tienen ya una eficacia ampliamente probada en aplicaciones similares, pero presentan problemas relacionados con la estabilidad térmica y económica que han de superarse. Los generadores termoeléctricos precisan de un sistema de control electrónico para aumentar al máximo la eficacia de la producción de energía y la unión de los dos conductores de corriente al material termoeléctrico también genera retos de relevancia.
«El calor residual que se pierde en el sistema de escape es una de las principales fuentes de ineficacia de los motores modernos; por ello, la generación termoeléctrica supone un medio interesante para aprovechar este calor y extraer energía eléctrica. Nos ilusiona seguir trabajando con nuestros socios en el proyecto POWERDRIVER para crear diseños de prototipos viables de implementaciones rentables de esta tecnología», declaró el profesor Neville Jackson, jefe de tecnología e innovación en Ricardo UK Ltd.
El proyecto POWERDRIVER es una iniciativa científica financiada por el 7PM en la que participan varias organizaciones de usuarios finales del Reino Unido. Jaguar Land Rover Ltd. manifestó interés en esta tecnología capaz de instalarse en motores automovilísticos de gasolina, mientras que Rolls-Royce PLC se plantea aplicaciones marinas relacionadas con los motores de gasoil.

 

Fuente: http://www.larazon.es/

El tubo de escape y el color del humo ¿cual tiene y por qué?

Si nuestro vehículo está emitiendo humo por el sistema de escape no son buenas noticias, pero saber interpretar bien ésta o cualquier tipo de señal que nos da nuestro coche puede ayudar a evitar averías mayores. En muchos casos puedes determinar que le está sucediendo a tu motor por el color del humo que produce.

HUMO NEGRO POR EL ESCAPE

El humo negro del escape está relacionado siempre con problemas en la combustión de la mezcla(combustible / oxígeno). Los motivos pueden ser varios y de diferente naturaleza, nombraremos algunos de los más habituales:

1. Problema en los inyectores. No pulveriza el combustible adecuado, debido a una obstrucción del mismo o el inyector está defectuoso.

2. Bomba de gasoil en los vehículos diésel. Las bombas de gasoil trabajar con mucha precisión cualquier pequeño desajuste provoca una avería en el motor.

3. Presión de combustible. Provoca que la cantidad de combustible sea inexacta en el momento de la explosión.

4. Una toma o fuga de aire en la admisión. Los motores tienen muchas conexiones unas de vacío y otras de presión, si hay cualquier variación en la presión del aire que entra al motor se produce una mala combustión.

5. Mal funcionamiento de la válvula EGR. Esta válvula se encarga de recircular los gases de escape para que vuelvan hacer quemados dentro del motor. Como el punto anterior, si la cantidad de aire no corresponde se produce una mala combustión.

HUMO AZULADO POR EL ESCAPE

Si por el escape sale un humo algo azulado y huele un poco a tostado, lo que sucede es que está entrandoaceite a la cámara de combustión. Hay cuatro posibles motivos para que esto suceda:

1. Que la junta de culata esté en mal estado y pase aceite al interior de la cámara de combustión. En ese caso, el humo suele aparecer siempre.

2. Que el turbo esté dañado y el aceite que lubrica su eje se cuele en la cámara de combustión a través de la admisión. El humo saldrá sobre todo al acelerar fuerte y cuando estemos parados al ralentí.

3. Que los retenes de las guías de válvulas estén gastados: el humo sale por el escape cuando soltamos el acelerador y el coche retiene. Se debe a que se genera vacío en los cilindros y absorben el aceite que rezuma por las válvulas.

4. Que el motor esté gastado (normalmente, los segmentos del pistón). En este caso, el humo suele salir siempre, pero más al acelerar. Lo que sucede es que no hay un cierre hermético entre el pistón y la pared del cilindro y el aceite de lubricación pasa a la cámara de combustión.

HUMO BLANCO POR EL ESCAPE

En el caso que el humo que salga del escape sea de color blanco puede ser por dos motivos, muy diferentes. 

Por la condensación de agua en el interior del escape.

Esto es muy habitual y no representa ningún problema, es normal que en invierno o con bajas temperaturas se condense el agua dentro del escape y a medida que se calienta el escape evapore esa agua y la expulsa. Una vez que el coche esté caliente este humo desaparecerá, si no es así nos encontraremos con el siguiente caso. 

Filtración de líquido refrigerante al interior del cilindro.

Las causas de este problema pueden ser por rotura de la junta de la culata o una grieta en la culata o en el bloque del motor, en ambos casos permite el paso del líquido refrigerante al cilindro. Lo aconsejable es ir al mecánico lo antes posible para evitar daños mayores. 

* Si observa que el aceite se ha vuelto de color chocolate claro es que el aceite se ha contaminado con el refrigerante y puede ocasionar graves daños al vehículo.

Fuente: http://www.mecanicacarlosleon.es/