Archivo de la etiqueta: chapa

Carrocería y corrosión : más que un problema estético.

Imagen

Nuestro coche es una extensión más de nuestro aspecto. Si tenemos cuidado en vestir con ropa adecuada, que nos siente bien y esté limpia, ¿por qué debería merecer menos atenciones nuestro vehículo?manzana_podrida

No es sólo cuestión de estética

¿Qué dice de ti un coche sucio, deteriorado, lleno de rayones u oxidado? Piénsalo un momento: tu coche debe estar a tu altura y presentar el mejor aspecto posible. Pero, además, de eso, el aspecto de nuestro automóvil debe interesarte por razones más prácticas, como la pérdida de valor económico en caso de posible venta y el deterioro que se deriva de la ausencia de cuidados y que suele traducirse en corrosión.

¿Pero qué eso de la corrosión?

Las carrocerías de automóviles han evolucionado mucho con vistas a mejorar aspectos tan importantes como la seguridad pasiva en caso de colisión y la aerodinámica, así como el confort y la apariencia estética.

Pero el acero sigue siendo el metal más empleado en la fabricación de la carrocería, aunque en diferentes aleaciones, grados de resistencia y grosores de lámina. Además, poco a poco se están introduciendo nuevos materiales y se investigan otras soluciones más sostenibles.

El problema de los metales es la oxidación. La oxidación es una reacción química que sucede cuando el metal de la carrocería queda expuesto al oxígeno del aire y se produce óxido. Esto puede ocurrir porque una pequeña superficie “pierde” la pintura que la protege. ¿Cómo? Pues debido a cosas tan sencillas y pequeñas como muescas, arañazos, picadas… ¿Te suena? Bien, pues si no remediamos esto, el óxido puede ir creciendo y extendiéndose. Y en la medida en que esto sucede dejará de ser un mero problema estético y se convertirá en corrosión.

¿Qué elementos suponen un peligro para la carrocería de tu coche?

El agua (y su contacto con la chapa) es una de las grandes culpables de la aparición de óxido. Pero aún es peor la humedad.

El barro es otro elemento muy agresivo con la chapa. La sal también es muy corrosiva, por lo que hay limpiar el coche preferentemente al término de un viaje por zonas en las que hay sal en la calzada por presencia de hielo o nieve. La gravilla y arena también pueden provocar corrosión.

¿Cómo evitar la corrosión?

Dos son las premisas básicos: limpieza y reparación de desperfectos.

La limpieza frecuente debe incluir cuidados especiales en los bajos del coche; una zona tradicionalmente olvidada pese a que sufre más que ninguna otra la humedad del barro y los pequeños impactos de la grava y la arena.

Por otro lado, es muy importante inspeccionar ocularmente el vehículo para detectar en la medida de lo posible cualquier pequeño golpe, arañazo, muesca etc. Ahora bien, detectarlo no es suficiente: hay que reparar esas pequeñas (o grandes) imperfecciones y desperfectos para que no acaben convirtiéndose en el origen de un problema de corrosión.

Fuente : http://blog.certifiedfirst.es/

¡No dejes tu coche al sol en verano!

Parte del encanto del verano, el calor, la playa, la piscina y demás, no nos engañemos, está en la posibilidad de estar bajo una buena sombra, tumbado leyendo un libro o revista, o en una terraza, a ser posible con alguna bebida refrescante.

Imagen

Pues te contamos un secreto: ¡a tu coche también le gusta estar a la sombra! En verano, el interior de un automóvil puede alcanzar temperaturas realmente elevadas, cercanas a los 60 grados centígrados, Por eso es bueno proteger el habitáculo con parasoles y no dejar en el interior objetos potencialmente peligrosos, como plásticos o cualquier otro elemento inflamable.

Además de eso, resulta que la pintura de tu vehículo también sufre mucho bajo el sol implacable de la estación estival. La exposición a la luz solar puede ser la responsable del desgaste en la pintura de tu coche. ¿Los culpables? Los rayos ultravioletas, que pueden llegar a blanquear la carrocería. Sobre todo, evita dejar que el coche se seque al sol después de haberlo lavado, pues la sal tiene un efecto corrosivo sobre la pintura de la chapa.

Así que, por muy tentadora o evocadora que te resulte la imagen superior, ¡No es una buena idea! Ya lo sabes: en verano, protección solar para ti, ¡y también para tu coche!

Fuente : http://blog.certifiedfirst.es/

Un golpe en la chapa es más importante de lo que piensas

Imagen

Los golpes de chapa y rayones en la carrocería pueden llegar a ser un problema importante para nuestro coche. 

 

  • Si el golpe ha sido fuerte, debemos tener en cuenta que las partes dañadas de la carrocería son la «armadura» de nuestro coche. Si está abollada o rajada, su función no será la misma. Además puede que en un fuerte golpe se haya dañado la estructura interna del vehículo por lo cual será importante volver a posicionarla como en su origen. Esta estructura absorbe los golpes y si no está correctamente solucionado, en un posible nuevo siniestro las consecuencias podría ser peores.
  • Si el golpe ha sido leve, por ejemplo una abolladura, conviene repararla  porque a la larga, esa parte está debilitada dejando de ser efectiva en lo que hemos denominado «armadura». Además cualquier tipo de fractura que se produzca en la chapa o la falta de pintura, hará que la oxidación estropeé el material
  • Otra razón importante para realizar reparaciones de chapa y pintura es el valor de venta del vehículo. Un coche bien cuidado y con un buen aspecto exterior, sin abolladuras o rayones, tiene mayor valor de reventa.

A parte de todo esto, no olvides lavar tu coche de vez en cuando. El sol, la polución… también dañan la pintura. Puedes aplicarle diferentes soluciones de lavado y encerado. Así se conservará más tiempo con buena estética, y además detectarás rayones o pequeñas abolladuras que a veces pasan desapercibidas.

Nuestro consejo final es no demorar este tipo de reparaciones por si el problema del golpe ha afectado a la estructura interna del vehículo. Piensa en tu seguridad.

Fuente: http://www.automotoryventas.com/