Archivo de la etiqueta: avería

Las averías más caras

Una vez que ya tenemos las llaves del coche que tanto nos ha costado conseguir, tras estudiar numerosas variables y que tanto sueño nos ha quitado, tenemos que hacer frente a un nuevo problema su conservación. Y es que algunas personas se vuelven obsesivas con la conservación de su vehículo hasta límites insospechados. Pero lo que no podemos evitar son las averías. Ya aunque lógicamente cuanto más cuidadosos seamos mejor para la mecánica del coche, esto retrasará pero no evitará las temidas averías.

Hoy vamos a repasar algunas de las averías más caras que pueden presentarse en nuestro coche.

Turbo

turbo

Una de las averías más caras es la del turbo. En los motores sobrealimentados, el turbo, consiste en una turbina accionada por los gases de escape del motor, y en cuyo eje se fija un compresor centrífugo que toma aire y una vez que lo pasa por el filtro de aire, luego lo comprime para introducirlo dentro del motor a mayor presión.

Este avería se puede producir por defecto de fabricación, por circular con el motor muy revolucionado, exceso de temperatura, falta de engrase, impurezas en el aceite, polvo, arena, etc. Entre los 1000 y los 5000 euros, dependiendo de la marca y modelo del vehículo. Y una mano de obra de unas 8 o 9 horas.

Correa de distribución

correa-distribucion

La correa de distribución tiene la función de sincronizar el giro de la polea del cigüeñal con el piñón del árbol de levas para que las válvulas abran y cierren en su punto exacto. Cuando esta se rompe, no hay sincronización, por lo que el pistón toca con las válvulas y estas se doblan. Si esto ocurriese, la factura de reparación sería inmensa. Es el típico caso en el que es mejor cambiar el coche que repararlo.

La avería se produce por un mal montaje en la revisión anterior o por el desgaste. Dependiendo del tipo de correa, hay algunas que aguantan más que otras, pero es recomendable cambiarla cada 80.000 km aproximadamente. No solo hay que fiarse de los km, también es necesario fijarse en el tiempo. Si no se cumple el kilometraje, se debería cambiar cada 3 años, ya que esta se cuartea y puede romperse. El coste depende del tipo de motor y del coche, pero va desde los 250 euros hasta los 4.000 euros. El tiempo aproximado, puede ir desde 10 horas hasta 40.

Junta de la culata

juntaculata

La junta de culata es un elemento esencial en el motor y es el encargado de hacer un acoplamiento lo más perfecto posible entre la culata y el bloque del motor. A parte de esta función, tiene que soportar altas temperaturas y el paso constante de aceite y agua a través de sus orificios. Es decir, que cuando hay que montarla, tiene que quedar perfectamente hermético, de lo contrario, tendremos problemas.

La avería se produce cuando el motor se sobrecalienta, es decir, cuando el motor se queda sin refrigerante y sigue en funcionamiento. El motor alcanza temperaturas muy altas, y la junta deja de ser hermética, por lo tanto el motor se ha deformado por el calor.

Cuando es necesaria la sustitución, no solo hay que cambiar esta pieza, sino que hay que sustituir los tornillos de la culata, hay que hacer un rectificado si se puede, los retenes de aceite y otras juntas. Aprovechando este trabajo, también se suele cambiar además la correa de distribución, correa de servicios y en algunos casos hasta la bomba del agua. El coste de la reparación oscila entre los 300 y los 600 euros, además las horas de manos de obra, que serán unas 20.

Bomba del combustible

bomba-combustible

Esta parte del motor es la encargada de suministrar con precisión la presión correcta a los inyectores en el momento exacto. Es una pieza de precisión y trabaja con presiones muy altas, desde 100 bar hasta 2050 bar, dependiendo del tipo de motor del coche.

Hay muchos motivos por lo que estas se estropean, ya sea por la mala calidad del combustible, exceso de agua en el combustible, esquirlas metálicas que producen rozamientos, fallos en el sistema eléctrico interno, etc. El coste de la reparación también depende mucho de la marca y del modelo del coche, al igual que del motor, pero ronda entre los 700 y los 2000 euros. El tiempo de montaje son unas 15 horas aproximadamente.

Inyectores diésel o gasolina

inyectores-diesel

Los inyectores son los encargados de suministrar el combustible correcto en cada momento dependiendo del régimen y carga del motor. Tanto en un diésel como en un gasolina tiene la misma función aunque los inyectores diésel son muchos más caros que los de un motor gasolina.

Las averías, normalmente, son provocadas por su uso y en ocasiones por la mala calidad del combustible o virutas de suciedad o metálicas en el circuito, lo que provoca que se obstruyan y es raro que puedan limpiarse, aunque es posible en algunos casos. Lo normal es que se averíen individualmente aunque en ocasiones y dependiendo del motivo del mal funcionamiento, pueden haber caído varios casi al mismo tiempo lo que indica que algo en el circuito está ocasionando el fallo progresivo de los mismos.

Si es por desgaste, lógicamente, habría que sustituir todos a la vez ya que ha sido por desgaste natural pero es aconsejable siempre y cuando hayan caído más de uno, que la sustitución se haga a la totalidad de los mismos para que esté equilibrado y en buenas condiciones para el motor. El coste de la reparación depende del tipo de motor y de la mano de obra, pero rondan los 2000 euros, y unas 30 horas de trabajo.

Fuente: frenomotor.com @23MarioMD

¿Sabes lo que significan los distintos colores del humo que sale por tu tubo de escape?

Muchas veces podemos ver en nuestro coche que por el tubo de escape sale humo de diferente color. Pero muchos de nosotros no sabemos interpretar las señales que nos manda nuestro coche.

Vamos a intentar repasar algunos de estos significados.

Humo Azul

humos azul

Este color suele significar que el motor está quemando aceite en exceso. Se suele producir al encontrarse desgastados los sellos de la guía de las válvulas o los anillos del pistón. Se produce una pérdida de aceite, que pasaría de las piezas que tienen que ser lubricadas a la cámara de combustión, lugar natural donde se quema el combustible.

Otra de las razones por las que puede salir humo azul es la posible señal de un problema en el soplado del turbo, haciéndose recomendable su sustitución o reparación.

Humo Gris

humo gris

La causa principal de que el humo de escape tenga este color es la falta de combustible. Si ves salir humo gris del tubo de escape de tu coche, interprétalo como una mezcla mal equilibrada de aire y combustible. Pide ayuda a tu mecánico de confianza y ¡solucionado!

Además, el humo gris podría significar un atasco o mal funcionamiento del sistema PCV (sistema de ventilación positiva del cárter). Sin embargo, cuando la válvula de PCV se atasca, la presión puede generar fugas de aceite.

Humo Blanco

humo blanco

Si el humo blanco aparece en días especialmente fríos, en pequeñas cantidades y formando delgados hilos, respira con tranquilidad: lo que parece humo blanco es realmente vapor de agua condensado. Tras arrancar el motor unos minutos este humo blanco debería desaparecer del tubo de escape del coche.

Sin embargo, cuando el hilo de humo blanco es más grueso y denso de lo normal, el problema es más grave, ya que lo que se está quemando es el líquido refrigerante del motor. Esto se puede producir por un grave problema en la junta de la culata, en la culata o una posible grieta en el bloque motor. El arreglo de todas averías suele llevar un gran desembolso económico.

Humo Negro

Humo negro

El humo negro en el escape es también indicativo de que la mezcla de aire y combustible no está bien equilibrada, pero por el motivo contrario al que causa el humo gris. En este caso, la mezcla está descompensada por un exceso de combustible.

El humo negro es generalmente la forma más fácil de diagnosticar un problema. Hágalo rápidamente porque tanto la salud de su coche como su propia situación económica lo agradecerán, ya que su vehículo dejará de gastar más cantidad del combustible estrictamente necesario.

Esperamos que esta pequeña guía os haya sido de ayuda para diagnosticar los problemas que pueda presentar vuestro vehículo.

Fuente: elaboración propia, acelera.com

@23MarioMD

¿Tienes una fuga en el radiador? Repárala

Imagen

El radiador es un elemento fundamental a la hora de evitar el sobrecalentamiento del motor. Así pues, cuando existan fugas o imperfecciones en el mismo, el proceso que realiza podría verse afectado y terminar por causar importantes daños en el motor o en alguna de las diversas piezas que de él dependen, como por ejemplo la junta de culata o el termostato.

¿Cómo detectar si tenemos o no una fuga?

Por lo general, identificar una fuga en el radiador de un coche es relativamente fácil ya que habitualmente encontraremos charcos de refrigerante bajo el vehículo cuando lo dejemos estacionado y se producirán burbujeos en el origen de la misma fuga.

Para comprobar en qué lugar se ha originado la fuga, tendremos que poner el motor en marcha y verificar por dónde rebosa el refrigerante, que es un líquido de color verdoso. También deberemos de fijarnos en la tapa del depósito para descartar que no sea este elemento el que ha adquirido holgura.

¿Qué necesitaremos para reparar una fuga en el radiador?

El primer lugar nos gustaría avisar de que esta reparación se trata de un arreglo temporal, por lo que será imprescindible que visitemos a nuestro mecánico de confianza tan pronto como sea posible.

Para reparar y sellar una fuga ocasionada en el radiador de nuestro vehículo, necesitaremos los siguientes elementos:

  • Refrigerante
  • Un destornillador
  • Sellador para sistemas refrigerantes
  • Manguera de radiador
  • Resina epoxi para radiadores

 

 Advertencia: si no estáis seguros de si el sellador para el sistema de refrigeración es útil para vuestro radiador os aconsejamos dejarlo tal cual se encuentre y acudir directamente a vuestro taller, ya que podría dañarlo pues no todos tienen la misma resistencia.

 
  1. Arrancaremos el motor y esperaremos hasta que se caliente para ver en qué lugar se encuentra exactamente la fuga.Si no es posible localizar la fuga debido a la suciedad acumulada, tendremos que apagar el motor y esperar hasta que enfríe. Después podremos rociar con agua y lavar superficialmente el radiados y las mangueras del mismo para esclarecer la zona, para finalmente volver a repetir la operación de encendido del motor y la comprobación visual.
  2.  A continuación, quitaremos el anillo que actúa de agarradera con la manguera de la que proviene la fuga y limpiaremos la abertura del radiador. También tendremos que desconectar el otro extremo de la manguera ya que el siguiente paso será sustituirla por una nueva que se encuentre en perfecto estado.
  3. Una vez hayamos instalado la nueva manguera, volveremos a apretar las agarraderas metálicas hasta que estemos completamente seguros de que no existe ningún tipo de holgura entre la manguera y los anillos.
  4. A continuación, apagaremos el motor y dejaremos que éste se enfríe para poder drenar el radiador. Una vez drenado, limpiaremos el lugar dónde se ha originado la fuga, si es que no hemos realizado este paso en el primer punto, y parchearemos la superficie dañada con la resina epoxi de modo que la grieta quedará sellada.
  5.  El siguiente paso, siempre con el motor frío, será desenroscar la tapa del radiador para poder verter el líquido sellador para sistemas refrigerantes. Una vez vertido, completaremos el depósito con la mezcla óptima de agua y líquido refrigerante (60% de refrigerante y 40% de agua) hasta situar el nivel entre la marca MIN y MAX, sin llegar a rebasar nunca el máximo.

 

Finalmente, nos gustaría aconsejaros que aunque llevéis a cabo la reparación de fugas en el radiador de vuestro coche, siempre es recomendable acudir lo antes posible a vuestro mecánico de confianza para que pueda revisar el elemento y considerar si es necesario cambiarlo por uno nuevo.

Fuente: http://www.ro-des.com/

Algunos tips de por qué puede fallar la elevación de la luna

Imagen

Las ventanillas del coche suelen ser una lámina de vidrio dentro de una pista con una polea, que se acciona con una manivela manual o automática. Cuando el vidrio no se levanta o se baja, hay varias partes que pueden estar fallando y necesitar reparación. El mecánico promedio gastará media hora para desmontar la puerta y arreglar el problema.


 

Instrucciones

  1. Retira el panel de la puerta para acceder al sistema mecánico de la ventana. En la mayoría de los vehículos se logra quitando los tornillos de detrás de la manija de la puerta interior y tirando del panel para desacoplar los remaches de presión de plástico. Con las ventanillas manuales, quita el tornillo que sujeta la manivela a la montura de la ventana. Una vez que el panel está desactivado, habrán aberturas en la chapa para acceder a la polea de la ventana y a la manivela.
  2. Revisa la posición del cristal de la ventana dentro de la pista. Si el vidrio se ha desplazado de la pista o se inclina hacia un lado, es probable que no se levante correctamente. Las pistas pueden haberse aflojado el paso del tiempo y puede ser necesario apretarlas para que el vidrio encaje correctamente.
  3. En las ventanas manuales, comprueba el funcionamiento de la manivela y su conexión al mecanismo. Si al mover la manivela, no se mueven estos brazos mecánicos, la ventana no se levantará. Normalmente, el sistema de poleas deberá ser reemplazado completamente cuando una de sus partes mecánicas fallan.
  4. Para eléctricos ventanas, verifique el fusible y el circuito de cableado del motor, incluyendo el interruptor de funcionamiento. Cualquiera de los puntos en el sistema eléctrico puede fallar, y evitar que la ventana se mueva. La batería puede estar muerta, o el motor del coche no puede ser activado, ya que algunos vehículos requieren para la operación de la ventana. El motor puede fallar después de años de uso continuo, y se sustituye por desconectar sus cables a la clavija del adaptador y desempernar ella.
  5. Saca el vidrio de la ventana, si no lo puedes mover. El hielo y la nieve pueden congelar el vidrio en su lugar, del mismo modo que lo hace la cola vinílica y los adhesivos. Eliminar o descongelar el bloqueo te permitirá mover la ventana.

 

Fuente: http://www.ehowenespanol.com/

El tubo de escape y el color del humo ¿cual tiene y por qué?

Si nuestro vehículo está emitiendo humo por el sistema de escape no son buenas noticias, pero saber interpretar bien ésta o cualquier tipo de señal que nos da nuestro coche puede ayudar a evitar averías mayores. En muchos casos puedes determinar que le está sucediendo a tu motor por el color del humo que produce.

HUMO NEGRO POR EL ESCAPE

El humo negro del escape está relacionado siempre con problemas en la combustión de la mezcla(combustible / oxígeno). Los motivos pueden ser varios y de diferente naturaleza, nombraremos algunos de los más habituales:

1. Problema en los inyectores. No pulveriza el combustible adecuado, debido a una obstrucción del mismo o el inyector está defectuoso.

2. Bomba de gasoil en los vehículos diésel. Las bombas de gasoil trabajar con mucha precisión cualquier pequeño desajuste provoca una avería en el motor.

3. Presión de combustible. Provoca que la cantidad de combustible sea inexacta en el momento de la explosión.

4. Una toma o fuga de aire en la admisión. Los motores tienen muchas conexiones unas de vacío y otras de presión, si hay cualquier variación en la presión del aire que entra al motor se produce una mala combustión.

5. Mal funcionamiento de la válvula EGR. Esta válvula se encarga de recircular los gases de escape para que vuelvan hacer quemados dentro del motor. Como el punto anterior, si la cantidad de aire no corresponde se produce una mala combustión.

HUMO AZULADO POR EL ESCAPE

Si por el escape sale un humo algo azulado y huele un poco a tostado, lo que sucede es que está entrandoaceite a la cámara de combustión. Hay cuatro posibles motivos para que esto suceda:

1. Que la junta de culata esté en mal estado y pase aceite al interior de la cámara de combustión. En ese caso, el humo suele aparecer siempre.

2. Que el turbo esté dañado y el aceite que lubrica su eje se cuele en la cámara de combustión a través de la admisión. El humo saldrá sobre todo al acelerar fuerte y cuando estemos parados al ralentí.

3. Que los retenes de las guías de válvulas estén gastados: el humo sale por el escape cuando soltamos el acelerador y el coche retiene. Se debe a que se genera vacío en los cilindros y absorben el aceite que rezuma por las válvulas.

4. Que el motor esté gastado (normalmente, los segmentos del pistón). En este caso, el humo suele salir siempre, pero más al acelerar. Lo que sucede es que no hay un cierre hermético entre el pistón y la pared del cilindro y el aceite de lubricación pasa a la cámara de combustión.

HUMO BLANCO POR EL ESCAPE

En el caso que el humo que salga del escape sea de color blanco puede ser por dos motivos, muy diferentes. 

Por la condensación de agua en el interior del escape.

Esto es muy habitual y no representa ningún problema, es normal que en invierno o con bajas temperaturas se condense el agua dentro del escape y a medida que se calienta el escape evapore esa agua y la expulsa. Una vez que el coche esté caliente este humo desaparecerá, si no es así nos encontraremos con el siguiente caso. 

Filtración de líquido refrigerante al interior del cilindro.

Las causas de este problema pueden ser por rotura de la junta de la culata o una grieta en la culata o en el bloque del motor, en ambos casos permite el paso del líquido refrigerante al cilindro. Lo aconsejable es ir al mecánico lo antes posible para evitar daños mayores. 

* Si observa que el aceite se ha vuelto de color chocolate claro es que el aceite se ha contaminado con el refrigerante y puede ocasionar graves daños al vehículo.

Fuente: http://www.mecanicacarlosleon.es/