Nuevas normativas en la UE, ¿solo beneficios?

En estos días hemos visto como la Unión Europea endurecía la normativa en materia de seguridad o de emisión de gases.

Pero aunque las medidas pueden ser positivas también tienen su lado negativo. Durante el Salón de París, fabricantes como Volkswagen, por boca de su presidente, Martin Winterkorn mostró su rechazo a la posición de la Unión Europea de seguir reduciendo drásticamente las emisiones de CO2. Y advirtió de que cada gramo de emisiones de CO2 que se debe reducir supone un coste de 100 millones de euros. El valor medio de emisiones de la gama de las marcas será de 95g/m en el año 2020, lo que obliga a los fabricantes a hacer unas muy fuertes inversiones para conseguirlo. Ahora, la UE estudia bajar aún más estas cifras para el año 2025 y ya se habla de 75 g/km. El problema es que este límite hace que la industria europea pierda competitividad frente a la norteamericana o la japonesa, que no deben cumplir cifras tan bajas. Y esta es una postura que comparten el resto de fabricantes europeos.

atasco

Y un buen ejemplo es el de la marca Chevrolet, que ha decidido abandonar Europa porque las inversiones necesarias para cumplir con los límites de emisiones en Europa eran tan fuertes que no hacían rentable el proyecto. Un dato importante, en 2020 el límite para Europa es de 95 g/km, esa misma cifra para el mercado chino es de 120 g/km, mientras que en Estados Unidos la cifra es de 145 g/km. Las cuentas no salen, sobre todo si la UE decide seguir bajando los límites, lo que obliga a poner en marcha costosas tecnologías.

Los continuos cambios en la normativa y los nuevos límites provocan un grave problema para el Viejo Continente que provocará que algunos fabricantes ni siquiera comercialicen en Europa algunos modelos porque no podrán cumplir con la normativa. Y puede ocurrir que Ferrari, o Lamborghini o Mercedes hagan coches solo para vender fuera de Europa.

Como se puede observar de todos estos datos las nuevas normativas favorecen el cuidado por el medio ambiente pero llegar a límites extremos puede hacer que Europa, una de las tres grandes regiones junto a EEUU y China, pierda competitividad. Esto puede traducirse en pérdida de puestos de trabajo y modelos que no lleguemos a ver por Europa.

Fuente: el confidencial

@23MarioMD

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s